Tutoriales

Tarta unicornio

No hemos podido resistirnos a la tentación,… Llevábamos viendo en las redes sociales, desde hace ya varias semanas, la última moda en tartas: los unicornios. Son tan monas que no hemos podido negarnos a aportar nuestro granito de azúcar a esta nueva tendencia.

Para nuestra tarta unicornio hemos utilizado la tarta arcoiris que compartimos con vosotr@s la semana pasada y un colorante en spray dorado que es una maravilla porque seca muy rápido y deja un color muy bonito.

Recetas

Torrijas con miel

Este fin de semana nos hemos puesto el mandil y hemos consultado el recetario tradicional para elaborar estas deliciosas torrijas con miel que quitan el sentido. Una receta sencilla, que podéis preparar en unos minutos, para agasajar a vuestr@s invitad@s en esta época de cuaresma.

Podría considerarse una receta de aprovechamiento, ya que para su elaboración se suele utilizar pan duro (de ese que tenemos en casa abandonado). Da igual si es pan de molde o en barra, lo que sí importa es que sea un pan de calidad y de miga densa.

Ingredientes (para 20-22 torrijas):

  • Rebanadas pequeñas de pan para torrijas
  • 1 litro de leche
  • 2 ramas de canela
  • 1 y 1/2 limón (sólo necesitamos la piel)
  • 60 gr de azúcar blanquilla
  • 20 ml de vermuth (o cualquier licor elaborado con uva moscatel)
  • 2 huevos batidos
  • aceite de oliva suave (o aceite de girasol)
  • 50 gr de miel
  • 2 cucharaditas de agua

Paso a paso:

1. Vertemos la leche en un cazo y añadimos la canela, la piel de limón y el azúcar. Removemos un poco con suavidad.

2. Calentamos la mezcla hasta que llegue al punto de ebullición y agregamos el vermuth. Volvemos a remover un poco.

3. Bajamos el fuego al mínimo y dejamos que infusione durante unos 15 minutos.

4. Retiramos el cazo del fuego y colamos la leche.

5. Dejamos enfriar la leche por completo en una bandeja profunda o molde.

6. Introducimos las rebanadas de pan en la leche fría durante un par de minutos. Si la leche no cubre por completo la rebanada, le damos la vuelta al pan pasado un minuto para que se empape bien por ambos lados.

7. Sacamos las rebanadas de la leche y las dejamos sobre un plato para que escurran un poco el exceso de leche.

8. Colocamos una sartén honda, con abundante aceite, en el fuego.

9. Pasamos las rebanadas de pan húmedo por el huevo y las introducimos en el aceite caliente, con cuidado de no romper las rebanadas y no quemarnos. Si os ayudáis con una espumadera o paleta, mejor.

10. Cuando las torrijas hayan cogido un color tostado oscuro (más marrón que negro), las sacamos del aceite y las colocamos sobre papel de cocina para eliminar el aceite sobrante. Recordar dar la vuelta a las torrijas en el aceite para que se hagan bien por ambos lados.

11. Mientras las torrijas se templan, preparamos la miel. Para ello, colocamos la miel en un cazo a fuego muy bajo y dejamos que se derrita.

12. Retiramos el cazo del fuego y le añadimos el agua. Removemos para que se mezclen bien.

13. Vertemos generosamente la miel sobre las torrijas y ya están listas para comer.

La cantidad de miel que añadimos a las torrijas va a depender de lo mucho que nos guste el sabor dulce. Podéis comerlas cuando aún están templadas, cuando están frías, en cuaresma, Semana Santa o cuando a vosotr@s os apetezca 🙂

Consejos:

  • Nosotras hemos utilizado pan especial para torrijas, que no es otra cosa que pan de molde denso, por su tamaño y consistencia más que por su sabor o porque contenga algún ingrediente especial que vaya a mejorar la receta. Aún así, sacamos el pan de la bolsa unas horas antes de elaborar la receta para que estuviese más duro.
  • Procurad cortar la piel del limón lo más fina posible. La parte blanca bajo la piel amarilla del limón es amarga, por lo que mientras menos piel blanca arrastremos mejor.
  • Debéis tener cuidado cuando manipuléis el pan empapado de leche. Si el pan no era lo suficientemente denso, podría romperse.
  • La miel que utilizamos nosotras es ecológica (recién recogida del panal) por lo que tiende a estar bastante dura y por eso la calentamos y rebajamos con agua. Si la vuestra es más líquida, podéis saltaros el paso 11 y 12.

 

Recetas

Tarta arcoiris

En el último cumpleaños de nuestro sobrino mayor, preparamos una tarta con capas de bizcocho de colores que fue toda una sorpresa para él (y para tod@s l@s invitad@s). Los colores eran intensos y estaban perfectamente definidos porque la receta que utilizamos no llevaba yema de huevo entre sus ingredientes.

Sabemos que much@s de vosotr@s le tenéis la guerra declarada a los bizcocho cuando se trata de teñirlos. Que si no cogen un bonito color, que si intento teñir de azul y me queda verde,… Por eso, hoy queremos compartir aquí esta receta de tarta arcoiris con la que podréis conseguir pasteles llenos de color y sabor.

Ingredientes (para una tarta de 15-18 cm de diámetro):

  • 225 gr de mantequilla blandita
  • 300 gr de icing sugar
  • 5 claras de huevo
  • 330 gr de harina
  • 4 cucharaditas de levadura
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 cucharaditas de saborizante de vainilla
  • 350 gr de leche
  • 6 colorantes en gel diferentes
  • Crema de mantequilla de merengue suizo (receta en este enlace)

Paso a paso:

1. Tamizamos la harina junto con la levadura y la sal. Reservamos.

2. En un bol, batimos la mantequilla con el icing sugar hasta obtener una pasta.

3. Añadimos las claras de huevo y batimos hasta que estén bien integradas.

4. Incorporamos la mitad de la harina tamizada y batimos lo justo para que se mezcle.

5. Vertemos la leche y el saborizante y volvemos a batir.

6. Agregamos la otra mitad de la harina y batimos hasta obtener una masa sin grumos.

7. Pesamos la masa y la dividimos en 6 partes iguales.

8. Coloreamos cada una de las seis partes de la masa con un colorante diferente. Nosotras hemos utilizado rosa, verde, azul, naranja, rojo y amarillo. Procurad no utilizar demasiado colorante ya que podría variar el sabor del bizcocho y no conseguiríais un color más intenso, sino simplemente gastar más colorante.

9. Engrasamos seis moldes de layer cake con spray antiadherente y llenamos cada uno con una de las masas coloreadas.

10. Introducimos los moldes en el horno y horneamos a 180ºC durante 20 minutos.

11. Cuando los bizcochos estén listos, los sacamos del horno y los dejamos templar unos 15 minutos.

12. Desmoldamos los bizcochos y los dejamos enfriar por completo en una rejilla.

13. Con ayuda de una lira, cortamos los bizcochos para intentar conseguir una superficie lo más recta posible.

14. Introducimos el buttercream en una manga pastelera y colocamos tres o cuatro puntos de crema en el centro de una base.

15. Situamos una capa de bizcocho en la base con los puntos de crema, centrándolo bien.

16. Cubrimos el bizcocho con una capa de crema y situamos otra capa de bizcocho encima. Repetimos la operación hasta terminar con una capa de bizcocho.

17. Extendemos una fina capa de crema por los laterales y la parte superior de la tarta, ayudándonos con una espátula y una rasqueta para eliminar el exceso y conseguir un acabado liso.

18. Refrigeramos la tarta en la nevera, al menos 1 hora antes de seguir decorando o consumirla.

Como veis, esta tarta no tiene ningún ingrediente raro ni una preparación complicada. Podéis dejarla como una tarta desnuda, extender una capa de crema más gruesa o cubrirla de fondant. Nosotras, en esta ocasión, la hemos utilizado para elaborar una tarta unicornio monísima hasta decir basta (pronto el tutorial en el blog).

Consejos:

  • Os recomendamos utilizar un aroma transparente como el saborizante de vainilla transparente de Wilton para evitar añadir color no deseado a la masa.
  • Si sólo tenéis un molde, podéis ir horneando las masas una a una. Tan sólo tenéis que dejar los cuencos en los que tengáis las masas coloreadas cubiertos con un trapo y esperar a terminar una capa de bizcocho para seguir con la siguiente. Se tarda más pero es resultado final no varía (aunque debéis tener en cuenta que la levadura empieza a hacer efecto en cuanto entra en contacto con un líquido, por lo que puede que los últimos bizcochos que horneéis salgan un poco más altos que los primeros).
  • Recordar que el horno tiene que estar caliente antes de introducir el molde con la masa.
  • Si  no queréis utilizar crema de mantequilla de merengue suizo, podéis utilizar cualquier otra crema consistente (como una crema de mantequilla sencilla).
  • Procurar sacar la tarta de la nevera unos 15 minutos antes de consumirla para que el bizcocho coja temperatura ambiente y recupere su esponjosidad.
Recetas

Bagels clásicos

Siempre nos ha gustado experimentar en la cocina con nuevas recetas y sabores. Hace ya unos cuantos años descubrimos un tipo de pan que nos llamó mucho la atención por su forma y por su elaboración. Se trataba de unos panecillos conocidos como bagels. Entonces probamos una receta bastante “rústica” que hoy hemos conseguido mejorar y que compartimos aquí con vosotr@s.

Comprobaréis que la elaboración de estos panecillos con forma de rosquilla es muy sencilla y, por decirlo de alguna manera, original (ya que hay que cocer en agua la masa antes de hornearla). Además, admiten cualquier tipo de relleno, ya sea dulce o salado, e incluso podemos variar la receta básica para incorporar en la elaboración especias e incluso, por qué no, algo de queso.

Ingredientes (para unos 8 bagels):

  • 150 gr de leche templada
  • 8 gr de levadura seca de panadería (o 20 gr de levadura fresca)
  • 225 ml de aceite de oliva suave
  • 1 cucharada de azúcar blanquilla
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 350 gr de harina de fuerza
  • 1 huevo (y otro más para pintar los bagels)
  • 1 yema de huevo

Paso a paso:

1. Mezclamos ligeramente, en un cuenco, la leche junto con la levadura.

2. Añadimos el aceite, el azúcar y la sal y tapamos el cuenco. Dejamos reposar unos 15 minutos.

3. Destapamos el cuenco y agregamos la harina, el huevo y la yema, amasamos hasta obtener una masa homogénea y pegajosa. Dejamos que fermente durante unos 40 minutos en un lugar cálido. Recordad volver a tapar el cuenco.

4. Enharinamos la superficie de trabajo y amasamos la masa que teníamos fermentando. Añadiremos un poco más de harina si la masa está pegajosa.

5. Separamos la masa en pedazos de unos 60-90 gramos (dependiendo de lo grande que queramos que sean nuestros bagels) y formamos bolas.

6. Hacemos un agujero en el centro de cada una de las bolas. Para ello podemos introducir un dedo en el centro de la masa y apretar hasta atravesar la masa. Después, giramos el dedo con delicadeza, haciendo el agujero cada vez más grande (entre 2 y 2,5 cm será suficiente).

7. Colocamos los bagels sobre papel vegetal y los dejamos fermentar, en un lugar cálido, unos 20 minutos, cubiertos con un paño de cocina.

8. Ponemos una sartén honda, con abundante agua, en el fuego y dejamos que rompa a hervir. Introducimos un par de bagels y dejamos que se cuezan, no más de dos minutos por cada lado. Dejamos escurrir los bagels sobre una rejilla unos segundos.

9. Distribuimos los bagels (dejando unos 4 cm entre cada uno) en una bandeja de horno cubierta de papel vegetal y los pintamos con huevo batido.

10. Horneamos a 190ºC durante 25 minutos. Si observáis que se están dorando demasiado, podéis bajar un poco la temperatura del horno.

11. Sacamos los bagels del horno y los dejamos enfriar sobre una rejilla.

Son perfectos para un desayuno fuerte, una merienda divertida o una cena original. Para l@s amantes del dulce y también de lo salado. Podéis cortarlos como un bocadillo y untarlos con queso crema o tomate triturado, añadir unas fresas o un poco de aguacate,… El límite es vuestra imaginación 🙂

Consejos:

  • La leche no es que tenga que estar caliente, pero la levadura reacciona mejor y más rápido en entornos cálidos, por eso os recomendamos templar un poco la leche.
  • Los bagels son un tipo de pan con una consistencia densa, por lo que debéis procurad no abusar de la harina cuando estéis amasando, ya que quedarían unos bagels duros.
  • Si así lo deseáis, podéis añadir ajonjolí o semillas de amapola antes de hornear los bagels, justo después de pintarlos con el huevo batido.
  • Recordad precalentar el horno antes de introducir la bandeja con los bagels. Tened en cuenta que el tiempo de horneado también dependerá del tamaño de vuestro bagels.