Tutoriales

Modelado Sakura, Cazadora de cartas

Hoy se celebra el Día del Orgullo Friki y, según la RAE, una persona friki es alguien extravagante, que practica de forma desmesurada una afición. Podría decirse entonces que, la sociedad actual, está llena de frikis. Y no sólo de aficionad@s a los cómics y los juegos de rol (que siempre es a lo que se ha asociado), sino también a deportes, libros y nuevas tecnologías. Por lo tanto, tod@s llevamos un friki dentro que dejamos salir en más de una ocasión.

Nosotras, tenemos una afición, que practicamos de forma más o menos desmesurada, (y no es la repostería) que tiene el nombre de Sakura, Cazadora de cartas. Descubrimos la serie de animación hace ya tantos años que ni nos acordamos. Después vinieron los cómics y más tarde los “objetos” (las cartas de Clow, la llave,…). Desde entonces, todos los veranos, como una especie de ritual, volvemos a ver la serie desde el primer capítulo hasta el último (y nos sigue encantando).

Dado que hoy es un día para sentirse orgullos@s de nuestras excentricidades, hemos querido rendir homenaje a nuestra simpática compañera de verano con este divertido modelado.

Para elaborar esta figura hemos utilizado fondant Credipaste blanco al que hemos añadido CMC y colorantes en gel (rosa, amarillo y marrón) y colorantes en pasta (marfil). Para pegar las diferentes decoraciones hemos usado pegamento comestible.

Recetas

Pan de molde casero

A nosotras siempre nos ha gustado mucho elaborar pan casero. Hicimos nuestros pinitos, hace ya algunos años, de la mano de Su de webos fritos y, quedamos tan encantadas, que hemos ido probando diferentes formas y combinaciones de ingredientes. Sin embargo, nunca antes habíamos preparado pan de molde en casa. Hasta hoy.

Hemos buscado mucho hasta dar con la receta perfecta, pero por fin, parece que la hemos encontrado. De elaboración sencilla y relativamente rápida (hay que respetar siempre los períodos de levado), este pan de molde es la mezcla perfecta entre textura y sabor. No querréis volver a comprar pan de molde en vuestra vida 🙂

Ingredientes:

  • 360 gr de harina
  • 115 gr de leche
  • 115 gr de agua caliente
  • 55 gr de mantequilla derretida
  • 25 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharaditas de levadura seca de panadería
  • 1 1/4 cucharadita de agua caliente

Paso a paso:

1. Disolvemos la levadura en la cucharadita y cuarto de agua y reservamos.

2. Mezclamos la leche con el agua caliente y reservamos.

3. En un bol, combinamos la harina con la sal y el azúcar.

4. Agregamos la mantequilla derretida, la leche con el agua y la levadura diluida. Amasamos hasta que la masa comience a despegarse de los bordes del bol. Si lo hacéis a mano, no os preocupéis porque la masa esté un tanto pegajosa al principio, seguid amasando y conseguiréis la consistencia deseada.

5. Colocamos la masa sobre una superficie engrasada con spray antiadherente y amasamos durante 6 u 8 minutos hasta obtener obtener una textura suave y flexible. Si os engrasáis también las manos, el amasado será más fácil.

6. Volvemos a poner la masa en un bol engrasado y lo cubrimos con papel transparente. Dejamos que leve entre 1 o 2 horas, dependiendo del calor ambiente (a más calor, menos tiempo de reposo). No es necesario que la masa doble el volumen, sólo hay que dejar que la levadura comience a hacer su trabajo.

7. Situamos la masa de nuevo sobre una superficie engrasada y la aplastamos con los puños para quitarle el aire.

8. Formamos un tronco con la masa y la introducimos en un molde rectangular de 21 cm de largo, engrasado. Cubrimos el molde con papel transparente y dejamos que repose entre 60 y 90 minutos aproximadamente. La masa no debe sobrepasar el borde del molde.

9. Retiramos el papel transparente del molde y horneamos a 180ºC durante 30 minutos. Debe quedarnos la superficie de un tostado dorado y dura al tacto.

10. Dejamos templar unos 10 minutos el pan dentro del molde tras sacarlo del horno y desmoldamos. Esperamos que el pan se enfríe por completo sobre una rejilla antes de cortarlo.

Ya sea tostado o al natural, untado con mermelada o Nocilla, o formando parte de un apetecible sandwich de pavo, este pan de molde os encantará.

Consejos:

  • Ya os hemos comentado anteriormente que, cuando se trata de amasar, las manos limpias son fundamentales. No sólo por cuestiones higiénicas, sino porque también evita que las masas se peguen a nuestras manos. No dudéis si tenéis que parar unos segundos, durante el amasado, para lavaros un poco las manos y continuar.
  • Recordad precalentar el horno a 180ºC antes de introducir el molde.
  • Si al sacar el molde del horno, éste suena a hueco cuando golpeáis su base, es que el pan ya está listo.
  • Como cualquier otro pan, el aire hará que se endurezca pronto y la humedad puede provocar la aparición de moho. Por eso, os recomendamos que conservéis el pan de molde en una bolsa de plástico y lo consumáis en un plazo máximo de unos 5 días. También podéis cortarlo en rebanadas y congelarlo.
Recetas

Cupcakes Hi Hat

Las ideas para elaborar cupcakes son casi inagotables. Las combinaciones de sabores, la decoración, la forma de presentación,… son múltiples y pueden variar desde las más clásicas hasta las más originales. Hoy, en nuestro blog, queremos compartir con vosotr@s unos cupcakes que reúnen a la perfección sabor y presencia. Son los conocidos cupcakes Hi Hat y estamos seguras de que os encantarán.

El nombre de estos cupcakes procede de un aspecto, ya que el copete con el que se decoran bien podría parecer un sombrero alto, de ahí su denominación “High Hat” (Hi Hat para abreviar). Por eso, son cupcakes con una generosa cantidad de crema, que en este caso, se trata de de un delicioso merengue cubierto de chocolate.

Para el bizcocho de estos cupcakes, nosotras hemos utilizado la receta de bizcocho marmolado que podéis encontrar en la entrada Bundt cake marmolado. Sin embargo, podéis utilizar cualquier otra receta de vuestra elección que combine con el merengue y el chocolate.

Paso a paso bizcocho:

1. Una vez tengamos las dos masa listas (vainilla y chocolate), procedemos a rellenar las cápsulas hasta un 1/3 de su capacidad. Para ello, primero colocamos una cucharada de masa de vainilla, seguida de otra cucharada de chocolate para terminar con otra de vainilla.

2. Después, con ayuda de un tenedor mezclamos ligeramente las masas para conseguir el efecto marmolado. Tan sólo debéis procurar no combinarlas demasiado para no perder el original efecto que se produce entre ambas masas.

3. Horneamos a 180ºC durante unos 18 minutos y dejamos enfriar por completo los cupcakes sobre una rejilla antes de decorarlos. Mientras, podemos ir elaborando el merengue suizo.

Ingredientes merengue suizo:

Paso a paso merengue suizo:

1. En un bol grande de metal o cristal, diluimos la albúmina en el agua hasta que no queden grumos.

2. Mientras dejamos reposar la albúmina unos minutos, colocamos un cazo con agua en el fuego y dejamos que llegue a ebullición.

3. Agregamos a la albúmina el azúcar y el cremor tártaro y batimos hasta que comience a salir espuma. Entonces, colocamos el bol sobre el cazo y batimos con unas varillas eléctricas. Es importante que el azúcar se disuelva correctamente para evitar granitos en nuestro merengue.

4. Pasados un par de minutos, bajamos el fuego al mínimo y seguimos batiendo hasta que el merengue forme picos duros.

5. Retiramos el bol con el merengue del fuego y batimos un par de minutos más. Tendremos listo entonces un merengue bastante resistente y con un dulce sabor, listo para decorar nuestros cupcakes.

Decoración:

1. Rellenamos una manga, en la que hemos puesto una boquilla redonda grande, con el merengue y decoramos los cupcakes formando una espiral alta. Refrigeramos durante al menos una hora aproximadamente.

2. Una vez el merengue esté frío, derretimos una taza de gotas de chocolate (unos 300 gr) en el microondas en pequeños intervalos para evitar que se queme. Si, a pesar de estar completamente derretido, el chocolate no tiene una consistencia líquida, añadiremos una cucharadita de manteca de cacao.

3. Introducimos el copete de merengue de los cupcakes en el chocolate, con cuidado de que no roce los bordes o el fondo de la taza. Al extraerlo, dejamos que escurra el chocolate un par de segundos antes de darle la vuelta despacio. Dejaremos que el chocolate se endurezca en la nevera antes de consumir los cupcakes.

Un simple bocado de estos cupcakes es toda una experiencia religiosa (como decía la canción). El chocolate crujiente, el cremoso merengue y el esponjoso bizcocho son una combinación explosiva que deleitará cualquier paladar y os convertirá en toda una sensación repostera.

Consejos:

  • Podéis sustituir la albúmina (y el agua) por 3 claras de huevo. En ese caso, procurad que sean claras frescas (con las claras pasteurizadas no se consigue un resultado tan bueno).
  • Si queréis añadir algún tipo de aroma al merengue, podéis incorporarlo antes de batirlo los dos últimos minutos, cuando lo hayáis retirado del fuego.
  • Utilizamos una taza para bañar el copete de los merengues por funcionalidad. Es decir, no es que la taza quede mejor en las fotos, es que para ahorrar en chocolate y por comodidad, es mejor utilizar un recipiente de boca ancha pero al mismo tiempo estrecho y profundo.
  • Antes de consumir los cupcakes, os recomendamos sacarlos de la nevera al menos 15 minutos, para que el bizcocho coja temperatura ambiente y recupere la esponjosidad.
Recetas

Bundt cake marmolado

Hay recetas que nos marcan por una razón o por otra. En nuestro caso, el bizcocho marmolado es una de esas recetas que recordamos con cariño, ya que fue una de las primeras que elaboramos en nuestros comienzos como reposteras aficionadas. Por eso hoy queremos compartirla con todos con vosotr@s.

Hace años, cuando lo elaboramos por primera vez, utilizamos un molde rectangular sencillo, sin embargo, en esta ocasión, hemos usado el molde para bundt cascada porque a nosotras nos encanta. Y es que, todo lo que hacemos en ese molde, nos sale espectacularmente bonito (y además, desmolda tan bien…).

Ingredientes:

Paso a paso:

1. Tamizamos la harina junto con la levadura y reservamos.

2. Tamizamos el cacao en polvo y reservamos.

3. En un bol, batimos la mantequilla junto con el icing sugar hasta obtener una pasta cremosa.

4. Añadimos los huevos ligeramente batidos, uno a uno.

5. Agregamos la harina tamizada y batimos a velocidad suave.

6. Vertemos la leche y el saborizante y seguimos batiendo hasta obtener una masa densa y homogénea.

7. Dividimos la masa en dos partes (no tienen que ser exactamente iguales) y las reservamos.

8. Disolvemos el cacao en el agua caliente y dejamos que se enfríe.

9. Incorporamos el cacao disuelto en una de las mitades de masa que teníamos reservada y batimos con cuidado, ayudándonos de una espátula para integrarlo todo correctamente.

10. Rociamos un molde para bundt con spray antiadherente y, con ayuda de una cuchara para helado, distribuimos una capa de masa de chocolate. Debido a que esta masa es algo densa, os recomendamos que os ayudéis de una cuchara para extenderla un poco por el molde.

11. Extendemos, sobre la capa de masa de chocolate, una de vainilla, con cuidado de que no se mezclen demasiado. Continuamos agregando otra capa de chocolate y otra de vainilla.

12. Cuando hayamos dispuesto todas las capas de masa, introducimos una espátula de arriba a abajo y realizamos pequeños movimientos laterales, para mezclar ligeramente las masas entre sí.

13. Introducimos el molde en el horno y horneamos a 180ºC durante 40-45 minutos.

14. Cuando el bizcocho esté bien cocido (podemos utilizar la prueba del palillo para averiguarlo), lo sacamos del horno y los dejamos templar unos 15 minutos antes de desmoldar. Seguidamente, lo dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

15. Derretimos el chocolate al baño maría o en el microondas y lo vertemos sobre el bizcocho frío. Si lo hacemos sobre una rejilla, el exceso de chocolate podrá resbalar por el bizcocho y caer a través de la misma, evitando que se acumule y desmejore el aspecto de nuestro bundt.

16. Colocamos el bundt cake sobre un plato o bandeja y ya está listo para servir.

El aspecto de este bizcocho es tan original que no dejará indiferente a nadie. Además, su esponjosidad y la combinación de sabores entre la vainilla y el chocolate lo hacen irresistible para cualquiera. Además, si utilizáis un molde que aporte algo de forma al bizcocho (como hemos hecho nosotras) tendréis el éxito asegurado.

Consejos:

  • Debido a que este bundt va cubierto de chocolate derretido, no hemos querido incorporar demasiado cacao en la elaboración del bizcocho. Sin embargo, si os gusta el sabor intenso a chocolate, podéis añadir más cacao en polvo a la receta (pero sin aumentar la cantidad de agua).
  • Podéis probar a realizar diferentes dibujos en el bizcocho combinando las masas de chocolate y vainilla. Lo que tenéis que procurar es no mezclarlas demasiado para que no desaparezca el efecto marmolado.
  • Si no queréis rematar vuestro bundt con chocolate podéis dejarlo tal cual, así lucirá mejor el efecto marmolado que se haya marcado en la superficie del mismo.