Browse Author by La guinda Florinda
Tutoriales

Tarta de arroz con leche

Como ya sabéis, nos encanta experimentar con nuevos sabores y texturas. Pues bien, hace unas semanas, preparamos arroz con leche al estilo tradicional y, como somos unas ansiosas, hicimos demasiado… Nos iba a salir el arroz por las orejas, así que decidimos probar a elaborar un bizcocho de arroz con leche relleno y cubierto con crema de mantequilla de arroz con leche.

El resultado fue mejor de lo esperado y estamos seguras de que repetiremos muy pronto. Nos encanta la idea de convertir un postre tradicional y delicioso, en un dulce esponjoso y cremoso para dar sabor y textura a nuestros desayunos y meriendas.

Ingredientes bizcocho:

  • 250 gr de arroz con leche
  • 100 ml de aceite de oliva suave
  • 180 gr de azúcar
  • 3 huevos
  • 200 gr de harina
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 1/2 cucharadita de canela molida

Paso a paso bizcocho:

1. Lo primero que tenemos que hacer es colocar el arroz con leche (a ser posible algo caldoso) en el vaso de la batidora y triturarlo hasta conseguir una pasta líquida sin grumos grandes.

2. En un bol, batimos el aceite junto con el azúcar.

3. Agregamos los huevos, uno a uno, y seguimos batiendo.

4. Vertemos el arroz con leche triturado y mezclamos bien.

5. Incorporamos la harina, la levadura y la canela tamizadas y terminamos de batir la masa hasta que todo esté correctamente integrado.

6. Engrasamos tres moldes redondos de 15 cm con spray antiadherente.

7. Distribuimos la masa por los tres moldes con ayuda de una cuchara para helado.

8. Horneamos durante 20-25 minutos a 180ºC o hasta que el bizcocho supere la prueba del palillo.

9. Sacamos los moldes del horno y dejamos templar durante unos 10 minutos.

10. Desmoldamos los bizcochos y los dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

11. Si vais a pintar los bizcochos con almíbar, tan sólo tenéis que pincharlos con un palillo y aplicar el líquido con un pincel de silicona antes de que se enfríen por completo.

Ingredientes crema:

  • 250 gr de mantequilla reblandecida
  • 300 gr de icing sugar
  • 100 gr de arroz con leche

Paso a paso crema:

1. Colocamos el arroz con leche en un vaso de batidora y lo trituramos lo más finamente posible. Para asegurar que no quedan grupos, podemos pasar la pasta de arroz por un colador fino.

2. En un bol, batimos ligeramente la mantequilla.

3. Añadimos el icing sugar tamizado y seguimos batiendo.

4. Terminamos incorporando la pasta de arroz y batiendo hasta obtener una crema bien integrada.

5. Nivelamos los bizcochos, si fuese necesario, y montamos la tarta capa por capa con la crema de arroz con leche.

6. Cubrimos la tarta con una fina capa de crema y la dejamos un par de horas en la nevera antes de terminar de cubrirla con la crema sobrante.

7. Podemos decorar nuestra tarta de arroz con leche con canela en polvo, utilizando un stencil para conseguir un acabado elegante.

La decoración con canela nos parece realmente elegante y apropiada para esta tarta. Y la cara de nuestra familia al descubrir que era una tarta de arroz con leche era digna de ver. Tod@s alabaron tanto la presentación como el sabor. Así que, ya sabéis, tenéis que probarla 🙂

Consejos:

· Podéis consultar cómo preparar el tradicional arroz con leche en esta receta.

· Si queréis mejorar la cocción de los bizcochos, os recomendamos utilizar las bandas para hornear de Wilton que consiguen que el bizcocho suma de forma uniforme y tenga una consistencia más esponjosa.

· A veces no tenemos tiempo de preparar los bizcochos y las cremas el mismo día para montar nuestras tartas. Nosotras, cuando dejamos los bizcochos listos de un día para otro, siempre los envolvemos en papel transparente para que guarden su esponjosidad.

Recetas

Galletas de avena y arándanos

Elaborar cookies es de lo más fácil y gratificante. Con unos cuantos ingredientes y un poco de tiempo podemos preparar en casa unas deliciosas galletas con las que animar y endulzar cualquier desayuno o merienda. Pero además, estas galletas de avena y arándanos tienen un sabor tan único que será difícil de superar.

A nosotras las cookies nos vuelven locas, y si además están hechas de avena, entonces ya son nuestra perdición. Las tenemos que poner en un lugar poco accesible para no devorarlas cada vez que pasamos por la cocina 😉 Como podéis imaginar, el tarro de las galletas no dura mucho tiempo lleno cuando son estas cookies las que están dentro…

Ingredientes:

  • 150 gr de mantequilla reblandecida
  • 120 gr de azúcar moreno
  • 2 huevos
  • 170 gr de harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1/8 cucharadita de sal
  • 120 gr de copos de avena
  • 150 gr de arándanos deshidratados
  • 50 gr de gotas de chocolate blanco

Paso a paso:

1. En un bol, batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta obtener una pasta.

2. Añadimos los huevos, uno a uno.

3. Incorporamos la harina, el bicarbonato y la sal. Batimos ligeramente.

4. Agregamos los copos de avena y amasamos.

5. Añadimos los arándanos y las gotas de chocolate. Terminamos de amasar hasta obtener una masa bien integrada.

6. Forramos una bandeja de horno con papel vegetal.

7. Hacemos bolas de masa y las distribuimos por la bandeja, dejando unos 6-8 cm entre ellas.

8. Aplastamos ligeramente ligeramente las bolas de masa.

9. Horneamos a 180ºC durante unos 10-12 minutos, hasta que hayan cogido un color tostado.

10. Sacamos las galletas del horno y las dejamos templar en la bandeja un par de minutos.

11. Pasamos las galletas a una rejilla para que se enfríen completamente.

Se conservan en perfecto estado durante días, dentro de un bote de cristal por ejemplo. Y son ideales para matar el gusanillo a cualquier hora o en cualquier lugar (nosotras siempre llevamos un par de cookies en el bolso…). La combinación de sabores entre la fruta y el chocolate convierten a estas galletas en una delicia con un juego de texturas insuperable.

Consejos:

· Las cookies deben salir del horno aún un poco blandas e ir endureciéndose durante el tiempo de enfriado.

· Podéis probar combinaciones diferentes; por ejemplo, cambiar el chocolate blanco por chocolate negro o los arándanos por grosellas.

Tutoriales

Galletas vidriera

Hace un tiempo realizamos una tarta utilizando una técnica de decoración que imitaba a una vidriera. Pues bien, desde entonces, hemos querido usar ese método para decorar galletas (que ya sabéis que son nuestra perdición). Y, por fin, después de tantos meses, ya podemos compartir con vosotros nuestras galletas vidriera.

Es una técnica muy sencilla con la que se puede conseguir un efecto realmente llamativo. Nosotras hemos escogido un diseño inspirado en la vidriera que aparece en la película de animación La Bella y la Bestia, aunque, por supuesto, este método se puede aplicar casi con cualquier imagen.

Ingredientes y materiales:

  • Galletas glaseadas con royal icing blanco
  • Diseño escogido impreso en papel
  • Papel vegetal y rotulador comestible
  • Glasa real de color gris (consistencia de perfilado)
  • Manga desechable y boquilla redonda
  • Colorantes en gel
  • Alcohol (tipo vodka)
  • Pincel de punta fina

Paso a paso:

1. Lo primero que tenemos que hacer es calcar el dibujo sobre la glasa. Os dejamos un vídeo para que podáis ver cómo lo hacemos nosotras.

2. Introducimos la glasa en la manga en la que hemos puesto la boquilla redonda y perfilamos el dibujo que tenemos marcado en la galleta. Dejamos secar totalmente la glasa antes de continuar.

3. En un plato o cuenco pequeño ponemos un poco de colorante en gel y le añadimos unas de gotas de alcohol. Lo mezclamos bien.

4. Pintamos las partes del dibujo que correspondan con esa intensidad de color y después añadimos unas gotas más de alcohol al colorante para degradar el color y seguir pintando el dibujo.

5. Repetimos el proceso con el resto de colorantes que necesitemos y dejamos secar al menos una noche entera.

Con esta técnica se consiguen unas galletas espectaculares. Además, como podéis comprobar, no es nada complicada y, aunque es laboriosa (sobre todo dependiendo del diseño del dibujo que hayamos elegido), no se tarda mucho en tener lista una galleta digna de cualquier galería de arte 😉

Consejos:

· Os recomendamos que utilicéis una boquilla del número 1 de Wilton para que el perfilado no quede muy grueso.

· Mientras más graduación tenga el alcohol que utilicéis, antes se evaporará y se secará el colorante.

· Siempre empezaremos aplicando los tonos oscuros para ir pasando a los más claros, ya que es más fácil añadir más alcohol para clarear el color que añadir más colorante para darle intensidad.

Recetas

Arroz con leche

Últimamente el cuerpo nos pide tradición, así que estamos llenando nuestra cocina de postres típicos que nuestra madre nos preparaba cuando eramos pequeñas. Nosotras no tenemos hij@s a quienes preparárselos, pero sí tenemos estómagos que ansían esos dulces recuerdos. Y por eso, para saciar nuestra hambre de pasado, hemos preparado un insuperable arroz con leche que hoy compartimos con vosotr@s.

La receta es realmente sencilla y es muy difícil que pueda salir mal. Es uno de los postres favoritos de nuestra madre y solía prepararlo para nosotr@s para que tuviésemos un postre especial (por ser tan buen@s…). Ahora os invitamos a que lo preparéis en casa y vosotr@s también disfrutéis de la tradición y las cosas bien hechas 😉

Ingredientes (para unas 8 raciones):

  • 200 gr de arroz
  • 1500 ml de leche entera
  • 180 gr de azúcar
  • 1 limón grande (sólo necesitamos la piel)
  • 1 rama de canela grande
  • canela en polvo (para espolvorear)

Paso a paso:

1. Lo primero que tenemos que hacer es limpiar el arroz con agua fría y hervirlo durante un par de minutos en un cazo con agua. Lo dejamos escurrir en un colador mientras preparamos la leche.

2. En una olla, ponemos la leche, el azúcar, la piel del limón y la rama de canela. Removemos ligeramente y llevamos a ebullición.

3. Añadimos el arroz en cuanto la leche empiece a hervir. Lo dejamos al fuego durante unos 20-30 minutos, removiendo de vez en cuando.

4. Cuando el arroz esté en su punto (es decir, se haya ablandado a nuestro gusto) lo apartamos del fuego y retiramos la piel del limón y la rama de canela.

5. Dejamos enfriar el arroz en pequeños cuencos individuales o en una bandeja grande y lo espolvoreamos con canela antes de servirlo.

Es un arroz con leche caldoso, con el toque perfecto de limón y canela, ideal para animar cualquier comida. Además, es tan fácil de preparar que podéis tenerlo listo en un momento e incluso elaborarlo con l@s más pequeñ@s de la casa.

Consejos:

· Podéis limpiar el arroz con agua y ponerlo directamente en la leche hirviendo. Sin embargo, en ese caso, tenéis que tener en cuenta que tardará más tiempo en estar listo y consumirá más leche.

· El tiempo de cocción dependerá de si estáis utilizando un tipo de arroz u otro (el de grano largo necesitará menos tiempo que el de grano gordo).

· Con estas cantidades se consigue un arroz caldoso, si lo queréis algo más espeso, podéis reducir la cantidad de leche. Pero recordad que conforme el arroz se vaya enfriando se irá espesando (lo mismo pasará con el paso de los días).