Browse Author by La guinda Florinda
Tutoriales

Cake pops Cactus

Elaborar cake pops puede ser un tanto complicado si no se practica, pero una vez que le pillas el truco, puedes obtener resultados realmente espectaculares. Estas piruletas de bizcocho cubiertas de chocolate son las delicias de l@s más pequeñ@s de la casa (y también de much@s adult@s, aunque no quieran admitirlo) y siempre sorprenden a todas las personas que tienen la suerte de verlos y probarlos.

Ahora que entra el calor, trabajar con chocolate es un poco difícil por las altas temperaturas, pero no hemos podido resistirnos a preparar estos cake pops con forma de cactus que nos recuerdan que el verano está a la vuelta de la esquina. Mucha nevera, trabajar con rapidez y disfrutar con el trabajo son las claves para obtener estas divertidas y chocolateadas plantitas.

Consejos:

· En lugar de modelar los brazos con el propio bizcocho, podéis modelar el tronco del cactus y utilizar caramelos blandos con forma de supositorio. Tan sólo tenéis que cortar una de las puntas del caramelo y pegar esa parte plana al cuerpo con un poco de chocolate derretido. Una vez el chocolate de unión se haya endurecido, los podéis bañar en el chocolate de cobertura sin peligro.

· Si preparáis estos cake pops en días de altas temperaturas, procurar mantenerlos en la nevera el mayor tiempo posible. Incluso os recomendamos que vayáis sacándolos de la nevera uno a uno para cubrirlos (así estarán bien compactos para el baño). Una vez terminados, conservarlos en un lugar fresquito o meterlos en una caja y a la nevera.

Recetas

Phoskitos® caseros

Hace más de un año, preparamos Phoskitos® caseros siguiendo la receta de Sandra Mangas que aparece en su libro Chocolate. Much@s nos pedisteis que compartiéramos el paso a paso en nuestro blog. Desde entonces, teníamos ganas de hacerlo, pero no ha sido hasta esta semana que nos hemos decido a repetirla y compartir con vosotr@s esta divertida receta, aportando nuestra propia experiencia.

Ingredientes:

  • 3 huevos
  • 75 gr de azúcar
  • 40 ml de aceite de oliva suave (o aceite de girasol)
  • 1/2 cucharadita de vainilla en pasta
  • 75 gr de harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • 200 ml de nata vegetal
  • 300 gr de gotas de chocolate negro
  • 40 gr de manteca de cacao

Paso a paso:

1. Antes de comenzar, forramos una bandeja de horno con papel vegetal. Reservamos.

2. En un bol, batimos el azúcar junto con los huevos durante unos 8 minutos aproximadamente. La mezcla tiene que aumentar de volumen y quedar cremosa y de color claro. Si vais a batir a mano tardaréis bastante más tiempo en conseguir el mismo resultado.

3. Incorporamos el aceite y la vainilla y volvemos a batir.

4. Agregamos la harina tamizada junto con la levadura y mezclamos bien con ayuda de una espátula. Para no romper la esponjosidad de la mezcla es recomendable realizar movimientos envolventes suaves con la espátula.

5. Vertemos la masa sobre la bandeja de horno que habíamos forrado con papel vegetal. Con ayuda de una cuchara o una espátula extendemos uniformemente la masa para que todo quede con el mismo grosor.

6. Horneamos unos 8 minutos a 180ºC. Tiene que quedarnos una lámina de bizcocho tierna y poco tostada.

7. Antes de que se enfríe la plancha de bizcocho, la ponemos, con la superficie hacia abajo, sobre papel vegetal que hemos colocado sobre un paño húmedo. Retiramos con cuidado el papel vegetal que está pegado a la base de la lámina de bizcocho.

8. Enrollamos con delicadeza la plancha de bizcocho junto con el papel vegetal y la cubrimos con el paño húmedo. Dejamos que se enfríe por completo.

9. Montamos la nata vegetal.

10. Desenrollamos la lámina de bizcocho y extendemos sobre ella la nata montada. Procuramos que quede repartida de forma uniforme.

11. Enrollamos de nuevo la lámina con la nata, procurando apretar un poco para compactar la nata y el bizcocho. Lo cubrimos con papel vegetal y lo dejamos en la nevera unos 30 minutos.

12. Sacamos el bizcocho enrollado de la nevera y retiramos el papel vegetal. Cortamos trozos de unos 2 cm de grosor.

13. Derretimos el chocolate y le añadimos la manteca hasta conseguir una consistencia suave y diluida.

14. Introducimos el trozo de bizcocho en el chocolate, procurando que quede cubierto por todos lados. Podéis ayudaros de unos tenedores o cucharas para dar la vuelta al bizcocho en el chocolate. Escurrimos un poco el exceso de chocolate y colocamos el phoskito sobre papel vegetal para que se endurezca el chocolate.

Es una receta que, aunque pueda parecer lo contrario, es rápida y fácil de elaborar. A l@s pequeñ@s de la casa les encanta el resultado y a l@s mayores nos trae muy buenos recuerdos. Un dulce perfecto para la merienda o para un desayuno diferente.

Consejos:

· Os recomendamos 100% el libro Chocolate de Sandra Mangas porque ninguna de las recetas que aparecen entre sus páginas tiene desperdicio y están perfectamente explicadas todas y cada una de ellas.

· Recordad precalentar el horno a la temperatura idónea antes de introducir la bandeja.

· Dado que estos phoskitos llevan nata en su elaboración, tendréis que conservarlos en la nevera para que no se pongan malos.

Recetas

Suizos clásicos

La bollería casera es un tanto laboriosa de preparar, pero el resultado suele ser muy satisfactorio. Hay mucha variedad y una vez que has hecho un par, no hay receta que se te resista. Los clásicos suizos, por ejemplo, era una de esas recetas que teníamos pendiente desde hace mucho tiempo pero que, entre unas cosas y otras, nunca nos habíamos parado a elaborar en casa.

Sin embargo, esta semana, nos hemos lanzado a la piscina y hemos preparado unos deliciosos y esponjosos suizos que, nos tememos, no van a durar mucho… ¡Es imposible no devorarlos uno detrás de otro! Su textura mullida por dentro y crujiente por fuera nos vuelve locas.

Ingredientes (para 9 unidades):

  • 550 gr de harina de fuerza
  • 15 gr de levadura fresca
  • 240 ml de leche
  • 1 huevo
  • 1/8 cucharadita de sal
  • 80 gr de azúcar
  • 2 cucharadas de agua de azahar
  • 110 gr de mantequilla reblandecida
  • Huevo y azúcar para decorar

Paso a paso:

1. Tamizamos 175 gr de harina y la colocamos en un bol.

2. Disolvemos la levadura en 120 ml de leche templada.

3. Vertemos la leche con la levadura en la harina y amasamos. Hacemos una bola con la masa y tapamos el bol con un trapo. Dejamos reposar para que la masa doble su volumen (basta con unos 20 ó 30 minutos).

4. En un bol aparte tamizamos el resto de la harina y formamos un hueco en el centro de la misma.

5. Añadimos el huevo, la sal, el azúcar, el agua de azahar y dos cucharadas de leche. Amasamos la mezcla para que los ingredientes comiencen a integrarse.

6. Incorporar el resto de la leche y seguir amasando hasta obtener una masa compacta.

7. Colocamos la masa sobre una superficie enharinada y agregamos la mantequilla poco a poco, mientras amasamos.

8. Añadimos la masa que teníamos levando con la levadura y amasamos bien para integrar ambas masas.

9. Cuando nuestra masa esté homogénea la ponemos en un bol grande y la tapamos con un paño. Dejamos que leve hasta alcanzar el doble de su volumen (entre 2 ó 3 horas).

10. Sacamos la masa del bol y la amasamos durante un par de minutos para sacarle el aire. Volvemos a introducirla en el bol y la tapamos con el trapo. Dejamos que de nuevo doble su volumen.

11. Amasamos ligeramente la masa y la estiramos hasta formar un churro de unos 5 cm de diámetro.

12. Cortamos el churro en 9 trozos a los que daremos la forma de bollos alargados.

13. Colocamos los bollos en una bandeja de horno forrada con papel vegetal y dejamos levar (hasta que doblen su tamaño). Hay que dejar espacio suficiente para que al aumentar  de tamaño no se peguen los unos con los otros.

14. Realizamos un corte longitudinal profundo en el centro del bollo y lo pintamos con el huevo, ayudándonos de un pincel de silicona.

15. Espolvoreamos los suizos con azúcar y los horneamos a 200ºC durante 15 minutos.

16. Sacamos los suizos del horno cuando estén bien dorados y los dejamos enfriar sobre una rejilla.

Todos los desayunos se vuelven especiales con un suizo casero. Podéis tomarlos tal cual, sin ningún tipo de aditivo, pero también podéis cortarlos por la mitad y rellenarlos de mermelada o pechuga de pavo. A nosotras nos gustan más al natural, pero sobre gustos no hay nada escrito.

Consejos:

· Si la masa se queda muy pegajosa, podéis añadir un poco de harina hasta conseguir que esté más manejable. Pero hacerlo siempre con conocimiento, sin pasarse.

· Podéis añadir unas gotas de agua al azúcar para que se emplaste un poco y conseguir un efecto más profesional en vuestros suizos.

· Recordad precalentar el horno a 200ºC antes de introducir los bollos.

· Si queréis que los suizos queden más grandes o más pequeños, tan sólo tenéis que ajustar la cantidad de masa para cada uno de ellos. Tened en cuenta que también tenéis que ajustar el tiempo de horneado.

Recetas

Buñuelos al estilo New Orleans

El cine, en muchas ocasiones, suele ser fuente de inspiración culinaria. A menudo, vemos ciertos platos y postres en las películas que nos hacen salivar y desear poder traspasar la pantalla para probarlos. Y ese es el caso de los buñuelos que aparecen en la película de animación Tiana y el sapo.

Cada vez que vemos esta película de Disney, estamos varios días pensando en esos esponjosos dulces cubiertos de azúcar glas. Pero el otro día, dejamos de imaginar cómo sería probarlos y nos decidimos a prepararlos. Estuvimos investigando y finalmente podemos compartir con vosotr@s esta receta de buñuelos al estilo New Orleans.

Ingredientes:

  • 495 gr de harina
  • 1 1/2 cucharaditas de sal
  • 7 gr de levadura seca de panadería
  • 235 ml de leche
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 30 gr de mantequilla
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • aceite de oliva suave (para freir)
  • icing sugar (para espolvorear)

Paso a paso: