Browse Author by La guinda Florinda
Recetas

Tarta de manzana y caramelo

En estos días de frío que ya empiezan a asomar en otoño, no podemos evitar encender el horno a todas horas. Y, como no hay nada que nos guste más que un esponjoso bizcocho acompañado de cremoso relleno, hemos decidido ponernos manos a la obra con esta tarta de manzana con crema de caramelo que, nada más que con el olor que desprende, ya es capaz de alegrar la tarde más melancólica.

La combinación de manzana y canela es perfecta e ideal para los días otoñales. Y si además la acompañamos de dulce caramelo, obtenemos un resultado insuperable y que no podremos olvidar fácilmente. Esta tarta de aspecto rústico es la mejor opción para nuestras tardes de manta y sofá.

Ingredientes:

  • 2 manzanas medianas tipo Golden
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 225 ml de aceite de oliva suave (o aceite de girasol)
  • 100 gr de azúcar blanquilla
  • 125 gr de azúcar moreno
  • 3 huevos
  • 1 cucharada de pasta de vainilla
  • 220 gr de harina
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1 1/2 cucharadita de canela molida
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada molida

Paso a paso:

1. Pelamos y cortamos las manzanas en pequeños trocitos.

2. Mezclamos los trocitos de manzana con la cucharada de azúcar moreno y la cucharadita de canela. Reservamos.

3. En un bol, batimos los dos tipos de azúcar con el aceite.

4. Añadimos los huevos, uno a uno.

5. Incorporamos la cucharada de vainilla y batimos.

6. Juntamos la harina con la levadura, la sal, la canela y la nuez moscada y lo tamizamos todo sobre la mezcla.

7. Mezclamos bien hasta obtener una masa densa de color castaño.

8. Incorporamos los trozos de manzana y removemos con ayuda de una espátula, con cuidado de no aplastar la fruta.

9. Engrasamos tres moldes para layer cake de 15-18 cm con spray antiadherente.

10. Distribuimos la masa en los moldes con ayuda de una cuchara para helado.

11. Horneamos a 180ºC durante 30 minutos.

12. Sacamos los bizcochos del horno cuando estén bien cocidos (podemos utilizar la prueba del palillo) y los dejamos templar en los moldes.

13. Cuando los moldes estén templados al tacto, sacamos los bizcochos con cuidado y los dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

14. Vamos preparando la crema de caramelo. Para ello, hemos preparado unos 150-200 gr de buttercream de Funcakes al que hemos añadido caramelo en pasta.

15. Introducimos la crema en una manga pastelera en la que hemos colocado una boquilla de estrella cerrada.

16. Colocamos una capa de bizcocho sobre una base redonda y distribuimos la crema realizando una espiral de fuera hacia adentro. Colocamos otra capa de bizcocho y repetimos la operación con la crema.

17. Terminamos colocando la última capa de bizcocho y decoramos con la crema a nuestro gusto.

Los pequeños trozos de manzana asada, el toque especiado del bizcocho y la suavidad de la crema de caramelo son una sensación indescriptible que os recomendamos experimentar. Una tarta sencilla en su elaboración e insuperable en su sabor.

Consejos:

· No es recomendable utilizar manzanas ácidas para esta tarta, ya que no obtendremos el mejor resultado.

· Si, en lugar de utilizar moldes individuales para las capas de bizcocho, utilizáis un molde redondo alto para hornear toda la masa, debéis aumentar el tiempo de horneado hasta los 60 minutos aproximadamente.

· Podéis sustituir el caramelo en pasta por sirope de caramelo al elaborar la crema.

Recetas

Pan de zanahoria y semillas de amapola

Elaborar pan casero es una de las mejores sensaciones que puedes experimentar en cocina. Sobre todo porque la masa de pan admite casi cualquier tipo de aditivo, lo que hace que cada pan que preparamos sea único. Como este pan de zanahoria y semillas de amapola que hemos elaborado para amenizar nuestras cenas.

La receta la hemos adaptado del blog Cherrytomate donde podréis encontrar multitud de recetas dulces y saladas para inspiraros y llenar vuestra cocina de sabor y color. Porque el pan no sólo tiene sitio en nuestra mesa como acompañamiento, sino que puede convertirse en el protagonista indiscutible.

Ingredientes:

  • 120 gr de agua caliente
  • 2 cucharaditas de levadura seca de panadería
  • 5 gr de mantequilla derretida
  • 120 gr de leche
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 200 gr de zanahorias
  • 4 cucharaditas de semillas de amapola
  • 260 gr de harina
  • 200 gr de harina de fuerza
  • aceite de oliva suave (o aceite de girasol)

Paso a paso:

1. Rallamos las zanahorias y las dejamos escurrir sobre papel de cocina.

2. En un bol, disolvemos la levadura en el agua caliente y dejamos reposar unos 5 minutos.

3. Añadimos la mantequilla, la leche, la sal y el azúcar y mezclamos.

4. Incorporamos la zanahoria rallada y 2 cucharaditas de semillas y volvemos a mezclar.

5. Agregamos la mitad de los dos tipos de harina y las integramos con ayuda de una espátula.

6. Añadimos el resto de la harina (normal y de fuerza) y amasamos 10 minutos hasta obtener una masa homogénea, no pegajosa. Si la masa aún se pegase a las manos podemos añadir un poco más de harina.

7. Engrasamos un bol con aceite y dejamos reposar la masa durante más o menos una hora. Cubriremos el bol con un paño de cocina.

8. Pasados los 60 minutos, amasamos un poco la masa sobre una superficie de trabajo, aplastándola y doblándola sobre sí misma hasta hacer un rollo.

9. Colocamos la masa en un molde para pan que hemos engrasado con spray antiadherente.

10. Con un pincel de silicona, pintamos la superficie del pan con aceite y espolvoreamos 2 cucharaditas de semillas, que aplastamos suavemente para que se adhieran a la superficie.

11. Dejamos reposar la masa, cubierta por un trapo, una media hora.

12. Horneamos el pan a 180ºC durante 30 minutos aproximadamente.

13. Dejamos que se enfríe por completo en el molde antes de desmoldarlo.

Esponjoso, con ese toque tan único que le aporta la zanahoria, es perfecto para tomarlo sólo, a rebanadas, o acompañado con un poco de queso crema tipo Philadelphia. Os asombrará su textura, frescura e intenso sabor. Una delicia al alcance de todas las personas que deseen prepararlo.

Consejos:

· Tened en cuenta que la zanahoria aporta humedad a la masa, por lo que quizás necesitéis añadir más harina durante el amasado (dependerá de lo que hayan escurrido las zanahorias). Si utilizáis zanahoria rallada, en lugar de rallarla vosotr@s mism@s, vuestra masa quedará más seca, por lo que no debéis abusar de la harina.

Recetas

Galletas de chocolate craqueladas

Las galletas, en cualquiera de sus formas y sabores, son nuestro postre favorito. Por eso, siempre estamos experimentando con nuevas recetas y sabores. En esta ocasión, hemos escogido unas galletas de chocolate craqueladas que endulzan ellas solas cualquier día del año.

Su textura abizcochada es insuperable y su intenso sabor a cacao hacen a estas galletas irresistibles. Además, son tan sencillas y divertidas de elaborar, que no sólo disfrutarás degustándolas, sino también preparándolas 🙂 Te animamos a que experimentes también tú en estos días de noviembre.

Ingredientes:

  • 200 gr de azúcar
  • 90 ml de aceite
  • 4 huevos
  • 1 cucharada de vainilla en pasta
  • 270 gr de harina
  • 1 1/2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 60 gr de cacao en polvo tamizado
  • icing sugar (para rebozar)

Paso a paso:

1. En un bol, mezclamos el azúcar y el aceite.

2. Añadimos los huevos, uno a uno, y batimos para que se integren bien.

3. Incorporamos la vainilla y volvemos a batir.

4. Agregamos la harina, la levadura, la sal y el cacao y mezclamos con ayuda de una espátula hasta obtener una masa bien integrada.

5. Refrigeramos la masa durante al menos 1 hora. Procurad cubrir el bol con papel transparente para evitar que adquiere olores de la nevera.

6. Cuando la masa haya cogido algo de cuerpo la sacamos de la nevera y preparamos las galletas. Para ello, con ayuda de una cuchara para helado, hacemos bolitas de masa (no más grandes que una nuez) y las rebozamos en icing sugar.

7. Retiramos el exceso de icing sugar golpeando las bolitas entre nuestras manos (no os preocupéis si ahora ya parecen más discos que bolas) y las colocamos en una bandeja para horno forrada con papel vegetal. Dado que las galletas crecerán en el horno, hay que dejar unos 3 cm entre ellas para que no se peguen.

8. Horneamos a 180ºC durante 10 minutos aproximadamente.

9. Sacamos la bandeja del horno y dejamos que las galletas se templen durante un par de minutos antes de pasarlas a una rejilla para que se enfríen por completo.

Son perfectas para acompañar cualquier desayuno o merienda. Una explosión de sabor dulce y chocolateado que se convierte en nuestra boca en una sensación única que tendréis que repetir en más de una ocasión. Además, podéis preparar estas galletas con l@s más pequeñ@s de la casa y dejar que comiencen sus primeros pasos en el mundo de la repostería.

Consejos:

· El cacao en polvo tiende a apelmazarse, por lo que os recomendamos tamizarlo antes de añadirlo a la mezcla para evitar que nos queden indeseables grumos.

· No os preocupéis si la masa os queda un tanto líquida. No es una masa de galletas al uso, por lo que ha de quedar pegajosa y un tanto cremosa.

· Si tamizamos el icing sugar antes de rebozar en él las bolitas de masa, el resultado será mucho mejor.

· En cuanto coloquemos las bolitas de masa en la bandeja empezarán a expandirse un poco, por lo que debemos trabajar relativamente rápido y tener el horno precalentado y listo a 180ºC en cuanto tengamos las bolitas preparadas para hornear.

· El tiempo exacto de horneado dependerá de lo grande que hayamos elaborado las bolitas de masa (cuanto más grandes más tiempo de horneado). Pero siempre, tenéis que tener en cuenta que las galletas tienen que estar tiernas al tocar la superficie justo antes de sacarlas del horno.

· Es importante conservar estas galletas protegidas del aire en una caja, ya que podrían ponerse duras antes de lo deseado, perdiendo parte del encanto que las caracteriza.

Recetas

Manzanas de caramelo

Hay un dulce para Halloween que llevamos viendo desde hace tiempo y al que le tenemos muchas ganas, así que este año hemos decidido probarlo por primera vez. Se trata de las famosas manzanas de caramelo envenenadas. Son sencillamente, como su nombre indica, manzanas bañadas en caramelo teñido de negro. Un postre sencillo, dulce y lleno de misterio para la noche de Halloween.

Ingredientes:

  • 6-7 manzanas pequeñas tipo Golden
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 1 cucharada de bicarbonato
  • una olla de agua
  • 180 gr de agua
  • 120 gr de sirope de maíz
  • 450 gr de azúcar
  • colorante en gel negro (opcional)

Paso a paso:

1. En un cuenco, mezclamos el zumo de limón con el bicarbonato hasta que se disuelva correctamente.

2. Vamos pasando las manzanas, una a una, por la mezcla para limpiarlas.

3. Ponemos la olla de agua al fuego y cuando rompa a hervir, introducimos las manzanas durante 15-20 segundos.

4. Sacamos con cuidado las manzanas del agua y las dejamos escurrir sobre un trapo.

5. Pinchamos una brocheta resistente en la manzana, justo en el hueco del rabito (que habremos quitado antes). Nos aseguramos de que el palo no se mueve y la manzana está bien sujeta.

6. Para preparar el caramelo con el que vamos a cubrir las manzanas, ponemos el agua, el sirope y el azúcar en un cazo y lo calentamos todo, moviendo de vez en cuando.

7. Cuando el caramelo haya alcanzado los 150ºC lo retiramos del fuego.

8.  Añadimos el colorante y removemos bien para que se disuelva correctamente.

9. Cogemos una manzana, que tiene que estar completamente seca, y la introducimos en el caramelo, procurando que éste la cubra por completo.

10. Escurrimos el exceso de caramelo y colocamos la manzana sobre una lámina de papel vegetal para que se enfríe y endurezca. Repetimos el proceso de bañado con el resto de las manzanas.

En un momento podéis tener unas dulces manzanas que sorprenderán a cualquiera. Aunque son muy sencillas de elaborar, no os recomendamos que las preparéis con niñ@s cerca porque el caramelo es muy peligroso cuando está caliente (quema como fuego). Pero sí que se divertirán mordiendo la crujiente y azucarada manzana envenenada 😉

Consejos:

· Tened mucho cuidado cuando preparéis el caramelo. Nunca nos cansaremos de advertiros que el caramelo quema mucho por lo que hay que manipularlo con cuidado.

· En lugar de teñir el caramelo de negro, podéis utilizar colorante rojo o verde para darle un toque romántico o tóxico a vuestras manzanas.

· Si veis que el caramelo se está endureciendo mientras bañáis las manzanas, podéis calentarlo un poco de nuevo para conseguir una textura más líquida.