Browse Author by La guinda Florinda
Recetas

Moscovitas®

Hace unos años, la que está al teclado, estuvo trabajando en Oviedo durante un corto pero intenso período de tiempo. Me dieron la oportunidad y no me lo pensé. Además, tengo familia en la ciudad asturiana, así que hubiese sido una tonta si no hubiese aprovechado la ocasión de vivir, aunque fuese unas semanas, en una nueva ciudad.

Por supuesto, una de las cosas de las que más disfruté fue de su gastronomía: su ácida sidra, su contundente fabada, sus quesos ahumados, sus jugosas carnes, su opulento bollo preñao, sus crujientes casadielles,… Siempre que me era posible, comía fuera de casa para poder degustar platos nuevos y típicos de la zona (la empresa me pagaba las dietas). Aunque, también he de añadir que, de vez en cuando, comía en una taberna andaluza que tenía cerca de casa, por eso de la morriña supongo 😉

Los fines de semana, aprovechaba e iba a ver a mi tía y a mis primos a su casa (que buenos ratos pasábamos). Y fue precisamente mi tía Aurora, la que me dio la receta que hoy comparto con vosotr@s. Se trata, nada más y nada menos, que de las famosas Moscovitas® de la tradicional Confitería Rialto. Unas finísimas pastas de almendra y chocolate que todo el mundo intenta imitar.

Ingredientes (para unas 35 moscovitas):

  • 200 ml de nata para montar líquida
  • 200 gr de icing sugar
  • 125 gr de almendra en grano
  • 75 gr de harina de almendra
  • 40 gr de harina
  • 1/2 cucharadita de ralladura de la piel de una naranja
  • 200 gr de gotas de chocolate negro

Paso a paso:

1. Vertemos la nata en un cazo que colocaremos al fuego. Añadimos el icing sugar y removemos ligeramente.

2. Incorporamos la almendra en grano y la harina de almendra. Mezclamos con ayuda de una espátula de madera.

3. Agregamos la harina y la integramos bien antes de añadir la ralladura de naranja.

4. Mantenemos la mezcla en el fuego hasta que espese (es decir, hasta que caiga en borbotones lentos de la espátula).

5. Dejamos enfriar la mezcla para que se espese un poco. Mientras ponemos a precalentar el horno a 195ºC.

6. Forramos una bandeja de horno con papel vegetal.

7. Utilizando una cucharadita con medida, vamos distribuyendo la mezcla (que debe haber espesado) en la bandeja. Hay que dejar bastante espacio entre las bolitas para que no se peguen (ya que se expandirán al hornearlas). Nosotras, más o menos, hemos horneado unas 16 de una vez.

8. Horneamos durante unos 8 minutos o hasta que los bordes de las moscovitas adquieran un color dorado oscuro.

9. Sacamos las pastas del horno y las dejamos enfriar en la misma bandeja (tienen que endurecerse antes de manipularlas). Después, podéis colocarlas en cualquier bandeja o plato.

10. Podemos ir derritiendo las gotas de chocolate mientras esperamos.

11. Con ayuda de un pincel de silicona, aplicamos el chocolate derretido sobre la parte lisa de las moscovitas y dejamos que se endurezca antes de servir.

En cuanto pruebas estas crujientes pastas, comprendes por qué son tan famosas. No son nada pesadas y la combinación de sabores es perfecta. Además, son tan fáciles de preparar que puedes tenerlas listas en un suspiro. Una deliciosa forma de llevar a nuestras casas un trocito de la querida Asturias.

Consejos:

· La receta original que nos dio nuestra tía, utilizaba 200 gr de almendra en grano, pero nosotras hemos querido darle nuestro toque utilizando una parte de harina de almendra. Vosotr@s podéis elaborar las moscovitas como más os guste.

· Procurad que la ralladura de la piel de naranja sea lo más fina posible.

· Si tamizáis el icing sugar se integrará más fácilmente en la mezcla.

· La mezcla no puede llegar a hervir, por lo que es recomendable que pongáis el fuego bajo y no paréis de remover (para evitar también que se pegue).

Recetas

Tarta de pera y caramelo salado

Las peras son una fruta que no suele faltar en casa y, sin embargo, nunca habíamos preparado un postre utilizándolas. Así que, con las últimas peras que compramos (que estaban especialmente buenas) decidimos realizar esta tarta de pera y caramelo salado que no tiene comparación. Es una tarta sencilla pero con un sabor y una textura digna de la alta repostería. Perfecta para cualquier ocasión.

Ingredientes bizcocho:

  • 100 gr de harina
  • 100 gr de harina de almendras
  • 1 1/2 cucharaditas de levadura
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de canela molida
  • 1/8 cucharadita de nuez moscada molida
  • 170 gr de mantequilla reblandecida
  • 150 gr de azúcar moreno
  • 3 cucharadas de miel
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta
  • 2 huevos
  • 170 gr de puré de pera
  • 55 gr de leche

Paso a paso bizcocho:

1. Mezclamos los ingredientes secos (harinas, levadura, sal y especias) y reservamos.

2. En un bol, batimos la mantequilla junto con el azúcar durante un minuto aproximadamente.

3. Incorporamos la miel, la vainilla y los huevos y volvemos a batir.

4. Agregamos la mitad de los ingredientes secos tamizados y batimos un poco.

5. Vertemos la leche y el puré y batimos de nuevo. Como podéis observar en la foto, nuestro puré de pera se ha oxidado, adquiriendo un tono marrón. No os preocupéis si eso os pasa porque no afectará para nada al sabor.

6. Terminamos añadiendo la otra mitad de los ingredientes secos y seguimos batiendo hasta obtener una masa homogénea.

7. Engrasamos tres moldes redondos con spray antiadherente.

8. Con ayuda de una cuchara para helado repartimos la masa en los tres moldes equitativamente.

9. Horneamos durante 20-25 minutos a 180ºC. Recordad que los bizcochos que llevan frutas o verduras suelen tardar un poco más en hornearse y quedan más jugosos.

10. Cuando los bizcochos estén listos (podéis comprobarlo con la prueba del palillo) los sacamos del horno y los dejamos templar en los moldes.

11. Desmoldamos las capas y las dejamos enfriar completamente sobre una rejilla antes de continuar. Mientras, podemos ir preparando la crema.

Ingredientes crema:

  • 150 gr de mantequilla
  • 300 gr de icing sugar tamizado
  • 150 gr de queso Philadelphia frío
  • 1 cucharada de leche (opcional)

Paso a paso crema:

1. En un bol, batimos la mantequilla junto con el icing sugar.

2. Agregamos el queso y seguimos batiendo hasta obtener una crema homogénea y sedosa.

3. Vertemos la leche si la crema está muy espesa y batimos para integrarla.

Montaje:

1. Nivelamos los bizcocho si fuera necesario con ayuda de una lira.

2. Introducimos la crema en una manga en la que hemos colocado una boquilla redonda.

3. Ponemos un par de puntos de crema sobre una base y fijamos sobre ella la primera capa de bizcocho, centrándola bien.

4. Distribuimos con la manga una capa de crema y la cubrimos con otra capa de bizcocho.

5. Repetimos la operación hasta montar la tarta completamente.

6. Cubrimos los laterales y la superficie de la tarta con una fina capa de crema (sujetamigas). El trabajo es mucho más fácil si os ayudáis de una espátula y una rasqueta alisadora.

7. Refrigeramos la tarta unos 30 minutos para que se endurezca algo la crema.

8. Volvemos a envolver la tarta con otra capa de crema (esta vez más gruesa) y la metemos de nuevo en la nevera.

9. Para teminar, nosotras hemos vertido un poco de caramelo salado sobre la tarta, dejando que caiga por los laterales en forma de chorreones.

Utilizamos esta tarta para el cumpleaños de nuestro padre, por eso la queríamos sencilla pero deliciosa. La combinación de sabores dulces y salados fue realmente sorprendente. Tan sólo el bizcocho, esponjoso y húmedo, era una maravilla que se deshacía en la boca con cada bocado.

 

Consejos:

· Para elaborar el puré de pera tan sólo tenéis que pelar la pera y cortarla en trozos (desechando el centro). Después lo trituramos bien y listo.

· Nosotras hemos utilizado moldes bajos redondos de 15 cm, pero también os sirve un molde alto normal. Aunque tened en cuenta siempre que al cambiar el molde, también hay que cambiar el tiempo de cocción.

· No olvidéis precalentar el horno a 180ºC antes de introducir los moldes con la masa.

· La receta del caramelo salado la podéis encontrar aquí. Es recomendable trabajar el caramelo cuando aún está algo líquido, pero no demasiado caliente (ya que podría derretir la crema). Si notáis que se está endureciendo, podéis calentarlo un poco en el microondas o al baño María.

Recetas

Trufas de chocolate blanco y cacahuete

Hace un par de semanas compartíamos con vosotr@s la receta de unas trufas de chocolate y naranja que estaban que quitaban el hipo. Sin embargo, nos quedamos con ganas de elaborar unas trufas utilizando chocolate blanco. Después de varias pruebas y combinaciones, hemos conseguido estas trufas de chocolate blanco y cacahuete que estamos seguras de que os van a encantar.

Ingredientes:

Paso a paso:

1. Ponemos la nata en un cazo y la calentamos a fuego suave hasta que rompa a hervir.

2. Retiramos el cazo del fuego y vertemos la nata sobre las gotas de chocolate para que se derritan. Movemos suavemente para que se integren bien.

3. Dejamos que el chocolate se enfríe a temperatura ambiente y lo vertemos en un recipiente con tapa.

4. Introducimos el envase bien cerrado en la nevera durante toda la noche antes de continuar.

5. Sacamos el chocolate de la nevera y le incorporamos la mantequilla de cacahuete (mejor si está fría).

6. Mezclamos bien hasta obtener una pasta homogénea.

7. Volvemos a refrigerar durante 6-8 horas.

8. Cuando la mezcla esté bien compactada podemos elaborar las trufas.

9. Ayudándonos de una cuchara, vamos cogiendo porciones de 10-15 gr de mezcla de chocolate y elaborando bolitas que rebozamos en el chocolate blanco en polvo.

10. Colocamos cada trufa en una cápsula para minicupcake y las dejamos enfriar en la nevera al menos 30 minutos antes de servir.

Hay tres razones fundamentales que convierten a estas trufas en un bocado irresistible: la increíble combinación entre el chocolate blanco y la crema de cacahuete, el perfecto punto cremoso con cada mordisco, y su tamaño justo para saciar nuestro deseo inmediato de chocolate.

Consejos:

· El chocolate blanco en polvo tiende a apelmazarse por lo que os recomendamos tamizarlo antes de usarlo para evitar tropezones indeseados.

· La masa de las trufas es bastante pegajosa, por lo que es mejor que elaboréis las bolitas utilizando guantes y trabajéis lo más rápido posible para evitar que el chocolate se derrita en vuestras manos.

Recetas

Turrón de dos chocolates y cacahuete

En Navidad no puede faltar el turrón casero y, por suerte, hay tantas variedades que es muy fácil innovar en sabor y textura. En años anteriores compartimos con vosotr@s diversas recetas, como el turrón de chocolate blanco y arándanos. Sin embargo, este año nos apetecía preparar algo más parecido al chocolate de caramelo salado, con corazón cremoso. Por eso, hemos preparado una fusión muy interesante para traeros este turrón de dos chocolates y crema de cacahuete.

Se trata de un turrón que reúne dos tipos de chocolates (blanco y negro) y dos tipos de texturas (crujiente por los cereales y cremosa por la crema de cacahuete). Un bocado lleno de sabor, perfecto para aporta un toque original a nuestras navideñas fiestas.

Ingredientes:

Paso a paso:

1 Derretimos y atemperamos el chocolate blanco. Si al derretirlo vemos que el chocolate no está muy fluido añadimos la manteca.

2. Vertemos algo más de la mitad del chocolate sobre un molde para turrón y lo distribuimos uniformemente hasta conseguir una capa que cubra el molde por completo.

3. Escurrimos el exceso de chocolate e introducimos el molde en la nevera para que se endurezca el chocolate.

4. Derretimos un poco la crema de cacahuete y la vertemos sobre el molde de turrón que teníamos en la nevera (la capa de chocolate blanco tiene que estar completamente dura al tacto).

5. Con ayuda de una cuchara distribuimos la crema por todo el molde. Volvemos a refrigerar unos minutos.

6. Derretimos el chocolate negro y lo mezclamos con los cereales.

7. Colocamos una capa de cereales sobre la crema de cacahuete y dejamos endurecer en la nevera.

8. Volvemos a atemperar el chocolate blanco que nos queda y lo vertemos sobre el molde, procurando que quede distribuido uniformemente.

9. Eliminamos el exceso de chocolate de los bordes del molde para un resultado perfecto. Refrigeramos hasta que se haya endurecido esta última capa.

10. Desmoldamos el turrón con delicadeza y ya está listo para degustar.

Un bocado de este original turrón os atrapará para siempre en una espiral de cremosidad y sabor que será difícil de repetir. La unión del cacahuete y el chocolate parece una combinación perfecta destinada a llevarse bien. Y si añadimos el contraste crujiente de los cereales, entonces tenemos el turrón perfecto.

Consejos:

· Para atemperar chocolate blanco tenéis que calentarlo hasta alcanzar los 30ºC, bajarle la temperatura a 26ºC y volver a subírsela a 28ºC.

· Debido al intenso sabor de la crema de cacahuete y a su textura cremosa no os recomendamos abusar de ella y utilizar una capa fina para elaborar el turrón. Aunque si os vuelve loc@s esta mantequilla, podéis poner toda la que queráis.