Browse Category by Recetas

Recetas paso a paso realizadas por La guinda Florinda

Recetas

Fudge de marshmallows

La palabra fudge se traduce como dulce de azúcar. A nosotras esa traducción nos sonaba a caramelo, sin embargo, entre los ingredientes principales de estos dulces se encuentra el chocolate, por lo que podrían considerarse más unos bombones. Existen infinidad de combinaciones para elaborar estos cuadraditos dulces, pero nosotras hemos utilizado una mezcla esponjosa para conseguir estos Fudge de marshmallows.

Son muy fáciles de preparar y, debido a su pequeño tamaño y a su dulce sabor, os aseguramos que volarán en cuestión de segundos. Es una bomba calórica, lo sabemos, pero tod@s nos merecemos un capricho de vez en cuando. Y si encima hemos disfrutado preparándolo, entonces es un regalo para alegrarnos el día.

Ingredientes:

Paso a paso:

1. Forramos un molde o fuente cuadrada con papel vegetal y reservamos.

2. Colocamos un cazo con agua en el fuego y dejamos que llegue a ebullición.

3. Situamos un bol de metal o cristal sobre el cazo y vertemos en él las gotas de chocolate y la leche condensada. Removemos con ayuda de una espátula para distribuir el calor y que el chocolate comience a derretirse.

4. Agregamos la mantequilla en dados y la sal. Volvemos a remover para integrar todos los ingredientes.

5. Antes de que la mantequilla esté totalmente derretida, añadimos la crema de marshmallow y removemos bien hasta obtener una masa pastosa y homogénea.

6. Cuando la masa esté lista, retiramos el bol del fuego y removemos la mezcla unos segundos para bajarle un poco la temperatura.

7. Incorporamos la mitad de los micro marshmallows y mezclamos con la espátula.

8. Vertemos la mezcla en el molde que teníamos reservado y la distribuimos bien por todos lados. Debe quedarnos de unos 2-2,5 cm de grosor.

9. Esparcimos el resto de micro marshmallows por la superficie del fudge, así como los sprinkles que hayamos escogido.

10. Refrigeramos el molde durante una hora aproximadamente y después lo pasamos al congelador un par de horas más.

11. Sacamos el molde del congelador y sacamos el fudge, tirando del papel vegetal hacia arriba.

12. Con un cuchillo afilado y untado en mantequilla, cortamos cuadraditos de unos 2-2,5 cm de lado y ya están listos para comer.

Estos fudge tienen una consistencia gomosa, como cuando metes esponjitas (o también conocidas como nubes) en la nevera. Pero, al llevar chocolate, tienen un ligero toque crujiente que los hace irresistibles. Además, con esos colores tan llamativos, son las delicias de los más pequeños (nuestro sobrino se los ha comido de un solo bocado).

Consejos:

  • Nosotras hemos utilizado Fluff sabor fresa, pero podéis utilizar también Fluff sabor vainilla y añadir aroma concentrado de fresa para darle el toque de sabor.
  • Tened en cuenta que es un dulce cuya base principal es el chocolate, por lo que para conservarlo, os recomendamos mantenerlos dentro de la nevera.
Recetas

Cúpulas de chocolate y galleta

La tarta de la abuela, elaborada con chocolate, natillas y galletas, es un clásico en cualquier casa repostera. Tod@s hemos probado e incluso elaborado alguna vez una tarta de este tipo. Cuando eramos pequeñas, mi madre nos la preparaba con Cola Cao® y galletas bañadas en un poco de café y brandy. Eran otros tiempos, tiempo felices, en los que nos poníamos morados de tarta de la abuela (o de la mamá en nuestro caso).

Nosotras hoy, queremos rendir homenaje a todas esas madres y abuelas, padres y abuelos, tit@s y vecin@s que alguna vez en su vida han preparado esta tarta de capas e intenso sabor. Pero hemos ido más allá y le hemos dado nuestro propio toque, ya que hemos convertido esta tradicional tarta en unas cúpulas de chocolate y galleta que llenan el estómago y deleitan la vista. Por supuesto, para ello hemos utilizado un molde de silicona de semiesferas que nos ha permitido obtener ese acabado tan original y apetecible.

Ingredientes cúpula chocolate:

Paso a paso cúpula chocolate (primera parte):

1. Derretimos las gotas de chocolate en el microondas o al baño María. Añadimos manteca de cacao, si fuese necesario, para licuar un poco el chocolate.

2. Vertemos una cucharada de chocolate derretido en cada hueco del molde y lo hacemos girar para que el chocolate se distribuya bien por toda la superficie.

3. Colocamos el molde hacia abajo, sobre una rejilla para eliminar el exceso de chocolate.

4. Refrigeramos el molde durante al menos una hora.

5. Si observáis que la capa ha quedado demasiado fina, podéis repetir la operación para darle una segunda capa de chocolate a cada hueco del molde.

Ingredientes mousse:

  • 2 huevos
  • 40 gr de azúcar
  • 125 gr de gotas de chocolate negro
  • 1 hoja de gelatina neutra
  • un vaso de agua
  • 200 ml de nata 35% M.G.
  • Una pizca de sal
  • 10-12 galletas María

Paso a paso mousse:

1. Separamos las claras de las yemas de ambos huevos y las reservamos en cuencos separados.

2. Introducimos la hoja de gelatina en el vaso de agua y dejamos que se hidrate. Reservamos.

3. En un bol, mezclamos las yemas y el azúcar hasta obtener una mezcla clara. Reservamos.

4. Separamos 1/4 de la nata y la calentamos. Reservamos.

5. Derretimos un poco las gotas de chocolate en el microondas o al baño María y le añadimos la nata caliente. Removemos hasta que todo el chocolate esté derretido.

6. Agregamos la hoja de gelatina escurrida al chocolate y mezclamos bien para que se disuelva la gelatina correctamente.

7. Añadimos el chocolate a la mezcla de yemas y azúcar y removemos hasta que se hayan integrado.

8. En un cuenco, batimos la nata. Podéis hacerlo a mano, ya que no es mucha cantidad y no es necesario que monte demasiado.

9. Incorporamos la nata al bol con la mezcla de chocolate y, con ayuda de una espátula, la integramos bien con movimientos envolventes y delicados. Rersevamos.

10. En un bol aparte, montamos las claras y las añadimos a la masa que teníamos reservada. Lo integramos todo, con ayuda de una espátula, procurando que no se bajen demasiado (es decir, con movimientos suaves).

11. Sacamos el molde de la nevera y rellenamos los huecos cubiertos de chocolate, con el mousse, hasta 2/3 de su capacidad aproximadamente. Recordad que tenéis que dejar espacio para la capa de natillas.

12. Colocamos una galleta en cada hueco y la apretamos un poco para asentarla sobre el mousse.

13. Introducimos el molde en la nevera durante unas dos horas.

Ingredientes flan:

  • 1 sobre de Flanín®
  • 400 ml de leche
  • 5 cucharadas de azúcar
  • 10-12 galletas María

Paso a paso flan:

1. Seguimos la instrucciones de preparación de flan que aparecen en el envase, que diferencia los tiempos y cantidades según lo elaboréis en hornilla tradicional o placa de vitrocerámica/inducción. Nosotras, para que el flan quede más espeso, hemos reducido la cantidad de leche de la receta, como podéis observar, pero el proceso de preparación ha sido el mismo.

2. Cuando tengamos el flan listo, sacamos el molde con los mousses de la nevera y vertemos el flan en los huecos, procurando dejar, más o menos, poca más de medio centímetro hasta el borde. Hay que dejar espacio para la última capa de chocolate.

3. Hay que trabajar con cuidado, ya que el chocolate de la cobertura puede derretirse un poco al entrar en contacto con las natillas calientes.

4. Colocamos una galleta en cada hueco, apretándola suavemente, y volvemos a refrigerar nuestras cúpulas durante 2 horas aproximadamente.

Paso a paso cúpula de chocolate (segunda parte):

1. Sacamos el molde de la nevera y vertemos 1 1/2 cucharadas de chocolate en cada hueco.

2. Extendemos el chocolate por cada hueco, asegurándonos de que rellena bien hasta los bordes.

3. Volvemos a refrigerar el molde durante una hora aproximadamente.

4. Sacamos el molde de la nevera y desmoldamos con cuidado cada una de las cúpulas. Podéis darle un poco de calor al molde las manos para facilitar la extracción.

5. Si queréis que tengan un acabado perfecto, podéis cortar y alisar los bordes de las cúpulas con una espátula caliente.

6. El toque final se lo podéis dar derritiendo unas gotas de chocolate blanco y decorando las cúpulas con hilos de chocolate (podéis conseguirlo utilizando una cucharilla).

Consejos:

  • Dado que el mousse y el flan hay que utilizarlos justo después de prepararlos, os recomendamos tener dos moldes iguales o utilizar dos moldes diferentes pero al mismo tiempo. No podéis dejar el mousse o el flan en el cuenco para utilizarlos más tarde, porque puede que ya se hayan cuajado cuando vayáis a usarlos. Tendréis que trabajar con ambos relativamente rápido.
  • Nosotras hemos utilizado Flanín© el niño de Maizena porque es el que usaba nuestra madre para prepararnos natillas cuando eramos pequeñas. Sin embargo, podéis usar cualquier otra marca o receta para preparar el flan para estas cúpulas. Lo que tenéis que tener en cuenta es que necesitamos que sean unas natillas consistentes, para que aguante la forma una vez desmoldadas las cúpulas.
  • Por supuesto, podéis modificar las cantidades de mousse de chocolate y natillas que lleva cada cúpula, para adaptarlas a vuestro gusto.
  • Para calentar la espátula con la que alisar las cúpulas, tan sólo tenéis que introducir la hoja en un vaso con agua muy caliente, secarla y lista para usar.
Recetas

Helado Red velvet

Este año hemos decidido alimentarnos a base de helado casero… Es broma, pero nos hemos propuesto que siempre haya una tarrina de helado “homemade” en nuestro congelador, y como se nos ha acabado el helado de galletas Oreo® pues nos hemos puesto a preparar este helado de red velvet.

Estamos seguras de que conocéis el bizcocho red velvet, e incluso lo habréis probado. Últimamente está muy de moda. Nosotras además, también hemos probado las galletas (a ver si compartimos la receta con vosotr@s), por lo que un helado con ese sabor tan característico no podía faltar en nuestro recetario.

Ingredientes:

Paso a paso:

1. Llenamos la mitad de un cuenco grande con hielo y agua e introducimos un bol en él.

2. Vertemos la nata fría en el bol y añadimos el colorante. Batimos hasta que se haya montado ligeramente, formando picos suaves. Introducimos en la nevera hasta que vayamos a utilizarla.

3. En un bol, batimos los huevos hasta que empiece a formar espuma.

4. Incorporamos el azúcar y el extracto y seguimos batiendo hasta que doble su volumen, blanquee y espese. No desesperéis porque puede tardar un poco (entre 10-12 minutos).

5. Sacamos la nata de la nevera y vertemos la mitad de la mezcla de huevos que acabamos de preparar. Removemos con suavidad con ayuda de una espátula.

6. Añadimos la otra mitad de los huevos y seguimos mezclando delicadamente.

7. Diluimos la cucharada de Nesquik® en la leche templada y la vertemos en el bol con la nata y los huevos. Combinamos todos los ingredientes con la espátula.

8. Vertemos la mezcla en un envase apto para congelación y lo introducimos en el congelador.

9. Esperamos unas 6-8 horas para que el helado se congele y ya está listo para servir.

La cremosidad de este helado es espectacular. Y lo bueno es que es más rápido de preparar que el de galletas Oreo®, que había que estar batiendo cada media hora. Ésto es gracia a los huevos, que evitan que se cristalice el agua, formando ese hielo tan indeseable que aparece en muchos helados caseros preparados sin heladera.

Consejos:

  • Os recomendamos que utilicéis colorante en gel mejor que en pasta (que puede que no se integre correctamente) o líquido (que no os dará un color bonito). La cantidad de colorante que incorporéis determinará la intensidad de rojo que obtengáis (pero no os paséis). Y si no queréis utilizar colorante, no hay problema porque no afectará al sabor o la textura del helado (la única diferencia es que no se quedará rojo).
  • Podéis sustituir el Nesquik® por cualquier otra marca. Nosotras lo hemos utilizado porque nos gusta su sabor y lo bien que se disuelve. Y si queréis más sabor a chocolate en vuestro helado, tan sólo tenéis que diluir más Nesquik en los 125 gr de leche.
  • Si queréis que vuestro helado tenga alguna forma en particular, podéis prepararlo utilizando moldes para helado y palitos de madera. Es una forma original de servir helado casero.
  • Y ahora una curiosidad ¿por qué la nata está en mililitros y la leche en gramos? Pues porque 100 ml de nata no es la misma cantidad que 100 gr de nata. Sin embargo, la leche (al igual que le pasa al agua) sí que es equiparable en ml y gr. Por lo tanto, cuando en una receta os indican 100 gr de leche (o agua), en realidad están indicando 100 ml.
Recetas

Smoothie verde tropical

El verano nos invita a preparar y degustar cosas fresquitas cuya elaboración, a ser posible, no implique una fuente de calor. Por eso, hemos querido dejar hoy el horno apagado y elaborar un refrescante y afrutado smoothie verde tropical. Sano, rápido y realmente delicioso. Os animamos a probarlo, porque os aseguramos que no os arrepentiréis.

Ingredientes:

  • 235 gr de leche de almendras
  • 30 gr de brotes de espinacas
  • 1 mango grande
  • 80 gr de piña
  • 1 plátano

Paso a paso:

1. Pelamos y troceamos la fruta.

2. En el vaso de la batidora vertemos la leche y agregamos las espinacas y la fruta en trozos. Es importante agregar los ingredientes en este orden para un buen resultado.

3. Batimos durante 2-3 minutos, hasta que las espinacas estén bien trituradas.

4. Listo para servir.

Consejos:

  • Si metéis la leche, las espinacas y la fruta en la nevera la noche antes de preparar el smoothie, estarán fresquitas y podréis tomar vuestro batido fresquito justo después de prepararlo. Aún así, si queréis que esté más frío podéis meterlo en la nevera, bien tapado, durante unas horas.
  • Os recomendamos consumir este smoothie al poco tiempo de prepararlo, para evitar la oxidación de la fruta.
  • Podéis variar la cantidad de fruta que incorporáis al smoothie para darle mayor peso a unas que a otras. Por ejemplo menos plátano y más piña.
  • Si vuestra batidora no es muy buena o simplemente queréis conseguir una textura más suave, siempre podéis colar el smoothie antes de servirlo.