Recetas

Cúpulas de chocolate y galleta

La tarta de la abuela, elaborada con chocolate, natillas y galletas, es un clásico en cualquier casa repostera. Tod@s hemos probado e incluso elaborado alguna vez una tarta de este tipo. Cuando eramos pequeñas, mi madre nos la preparaba con Cola Cao® y galletas bañadas en un poco de café y brandy. Eran otros tiempos, tiempo felices, en los que nos poníamos morados de tarta de la abuela (o de la mamá en nuestro caso).

Nosotras hoy, queremos rendir homenaje a todas esas madres y abuelas, padres y abuelos, tit@s y vecin@s que alguna vez en su vida han preparado esta tarta de capas e intenso sabor. Pero hemos ido más allá y le hemos dado nuestro propio toque, ya que hemos convertido esta tradicional tarta en unas cúpulas de chocolate y galleta que llenan el estómago y deleitan la vista. Por supuesto, para ello hemos utilizado un molde de silicona de semiesferas que nos ha permitido obtener ese acabado tan original y apetecible.

Ingredientes cúpula chocolate:

Paso a paso cúpula chocolate (primera parte):

1. Derretimos las gotas de chocolate en el microondas o al baño María. Añadimos manteca de cacao, si fuese necesario, para licuar un poco el chocolate.

2. Vertemos una cucharada de chocolate derretido en cada hueco del molde y lo hacemos girar para que el chocolate se distribuya bien por toda la superficie.

3. Colocamos el molde hacia abajo, sobre una rejilla para eliminar el exceso de chocolate.

4. Refrigeramos el molde durante al menos una hora.

5. Si observáis que la capa ha quedado demasiado fina, podéis repetir la operación para darle una segunda capa de chocolate a cada hueco del molde.

Ingredientes mousse:

  • 2 huevos
  • 40 gr de azúcar
  • 125 gr de gotas de chocolate negro
  • 1 hoja de gelatina neutra
  • un vaso de agua
  • 200 ml de nata 35% M.G.
  • Una pizca de sal
  • 10-12 galletas María

Paso a paso mousse:

1. Separamos las claras de las yemas de ambos huevos y las reservamos en cuencos separados.

2. Introducimos la hoja de gelatina en el vaso de agua y dejamos que se hidrate. Reservamos.

3. En un bol, mezclamos las yemas y el azúcar hasta obtener una mezcla clara. Reservamos.

4. Separamos 1/4 de la nata y la calentamos. Reservamos.

5. Derretimos un poco las gotas de chocolate en el microondas o al baño María y le añadimos la nata caliente. Removemos hasta que todo el chocolate esté derretido.

6. Agregamos la hoja de gelatina escurrida al chocolate y mezclamos bien para que se disuelva la gelatina correctamente.

7. Añadimos el chocolate a la mezcla de yemas y azúcar y removemos hasta que se hayan integrado.

8. En un cuenco, batimos la nata. Podéis hacerlo a mano, ya que no es mucha cantidad y no es necesario que monte demasiado.

9. Incorporamos la nata al bol con la mezcla de chocolate y, con ayuda de una espátula, la integramos bien con movimientos envolventes y delicados. Rersevamos.

10. En un bol aparte, montamos las claras y las añadimos a la masa que teníamos reservada. Lo integramos todo, con ayuda de una espátula, procurando que no se bajen demasiado (es decir, con movimientos suaves).

11. Sacamos el molde de la nevera y rellenamos los huecos cubiertos de chocolate, con el mousse, hasta 2/3 de su capacidad aproximadamente. Recordad que tenéis que dejar espacio para la capa de natillas.

12. Colocamos una galleta en cada hueco y la apretamos un poco para asentarla sobre el mousse.

13. Introducimos el molde en la nevera durante unas dos horas.

Ingredientes flan:

  • 1 sobre de Flanín®
  • 400 ml de leche
  • 5 cucharadas de azúcar
  • 10-12 galletas María

Paso a paso flan:

1. Seguimos la instrucciones de preparación de flan que aparecen en el envase, que diferencia los tiempos y cantidades según lo elaboréis en hornilla tradicional o placa de vitrocerámica/inducción. Nosotras, para que el flan quede más espeso, hemos reducido la cantidad de leche de la receta, como podéis observar, pero el proceso de preparación ha sido el mismo.

2. Cuando tengamos el flan listo, sacamos el molde con los mousses de la nevera y vertemos el flan en los huecos, procurando dejar, más o menos, poca más de medio centímetro hasta el borde. Hay que dejar espacio para la última capa de chocolate.

3. Hay que trabajar con cuidado, ya que el chocolate de la cobertura puede derretirse un poco al entrar en contacto con las natillas calientes.

4. Colocamos una galleta en cada hueco, apretándola suavemente, y volvemos a refrigerar nuestras cúpulas durante 2 horas aproximadamente.

Paso a paso cúpula de chocolate (segunda parte):

1. Sacamos el molde de la nevera y vertemos 1 1/2 cucharadas de chocolate en cada hueco.

2. Extendemos el chocolate por cada hueco, asegurándonos de que rellena bien hasta los bordes.

3. Volvemos a refrigerar el molde durante una hora aproximadamente.

4. Sacamos el molde de la nevera y desmoldamos con cuidado cada una de las cúpulas. Podéis darle un poco de calor al molde las manos para facilitar la extracción.

5. Si queréis que tengan un acabado perfecto, podéis cortar y alisar los bordes de las cúpulas con una espátula caliente.

6. El toque final se lo podéis dar derritiendo unas gotas de chocolate blanco y decorando las cúpulas con hilos de chocolate (podéis conseguirlo utilizando una cucharilla).

Consejos:

  • Dado que el mousse y el flan hay que utilizarlos justo después de prepararlos, os recomendamos tener dos moldes iguales o utilizar dos moldes diferentes pero al mismo tiempo. No podéis dejar el mousse o el flan en el cuenco para utilizarlos más tarde, porque puede que ya se hayan cuajado cuando vayáis a usarlos. Tendréis que trabajar con ambos relativamente rápido.
  • Nosotras hemos utilizado Flanín© el niño de Maizena porque es el que usaba nuestra madre para prepararnos natillas cuando eramos pequeñas. Sin embargo, podéis usar cualquier otra marca o receta para preparar el flan para estas cúpulas. Lo que tenéis que tener en cuenta es que necesitamos que sean unas natillas consistentes, para que aguante la forma una vez desmoldadas las cúpulas.
  • Por supuesto, podéis modificar las cantidades de mousse de chocolate y natillas que lleva cada cúpula, para adaptarlas a vuestro gusto.
  • Para calentar la espátula con la que alisar las cúpulas, tan sólo tenéis que introducir la hoja en un vaso con agua muy caliente, secarla y lista para usar.

2 Comments

  • Reply

    María

    15 julio, 2017

    Vaya aspecto más bonito tiene. Habrá que pensar en hacerlo, al menos una vez.

Deja un comentario