Recetas

Fudge de marshmallows

La palabra fudge se traduce como dulce de azúcar. A nosotras esa traducción nos sonaba a caramelo, sin embargo, entre los ingredientes principales de estos dulces se encuentra el chocolate, por lo que podrían considerarse más unos bombones. Existen infinidad de combinaciones para elaborar estos cuadraditos dulces, pero nosotras hemos utilizado una mezcla esponjosa para conseguir estos Fudge de marshmallows.

Son muy fáciles de preparar y, debido a su pequeño tamaño y a su dulce sabor, os aseguramos que volarán en cuestión de segundos. Es una bomba calórica, lo sabemos, pero tod@s nos merecemos un capricho de vez en cuando. Y si encima hemos disfrutado preparándolo, entonces es un regalo para alegrarnos el día.

Ingredientes:

Paso a paso:

1. Forramos un molde o fuente cuadrada con papel vegetal y reservamos.

2. Colocamos un cazo con agua en el fuego y dejamos que llegue a ebullición.

3. Situamos un bol de metal o cristal sobre el cazo y vertemos en él las gotas de chocolate y la leche condensada. Removemos con ayuda de una espátula para distribuir el calor y que el chocolate comience a derretirse.

4. Agregamos la mantequilla en dados y la sal. Volvemos a remover para integrar todos los ingredientes.

5. Antes de que la mantequilla esté totalmente derretida, añadimos la crema de marshmallow y removemos bien hasta obtener una masa pastosa y homogénea.

6. Cuando la masa esté lista, retiramos el bol del fuego y removemos la mezcla unos segundos para bajarle un poco la temperatura.

7. Incorporamos la mitad de los micro marshmallows y mezclamos con la espátula.

8. Vertemos la mezcla en el molde que teníamos reservado y la distribuimos bien por todos lados. Debe quedarnos de unos 2-2,5 cm de grosor.

9. Esparcimos el resto de micro marshmallows por la superficie del fudge, así como los sprinkles que hayamos escogido.

10. Refrigeramos el molde durante una hora aproximadamente y después lo pasamos al congelador un par de horas más.

11. Sacamos el molde del congelador y sacamos el fudge, tirando del papel vegetal hacia arriba.

12. Con un cuchillo afilado y untado en mantequilla, cortamos cuadraditos de unos 2-2,5 cm de lado y ya están listos para comer.

Estos fudge tienen una consistencia gomosa, como cuando metes esponjitas (o también conocidas como nubes) en la nevera. Pero, al llevar chocolate, tienen un ligero toque crujiente que los hace irresistibles. Además, con esos colores tan llamativos, son las delicias de los más pequeños (nuestro sobrino se los ha comido de un solo bocado).

Consejos:

  • Nosotras hemos utilizado Fluff sabor fresa, pero podéis utilizar también Fluff sabor vainilla y añadir aroma concentrado de fresa para darle el toque de sabor.
  • Tened en cuenta que es un dulce cuya base principal es el chocolate, por lo que para conservarlo, os recomendamos mantenerlos dentro de la nevera.

Deja un comentario