Recetas

Helado de galletas Oreo

Nosotras podríamos estar comiendo helado durante todo el año. Por suerte, aquí en Sevilla es posible, ya que las heladerías abren desde enero hasta diciembre. Sin embargo, esperamos a los meses de verano para elaborar nuestro propio helado casero. Sabemos que much@s de vosotr@s no tenéis heladera en casa, así que os dejamos a continuación una receta que no precisa de máquinas (bueno, si no contamos el congelador).

Al principio no nos poníamos de acuerdo con respecto al sabor que queríamos para nuestro primer helado casero del verano, pero al final, optamos por uno que seguro gusta a todo el mundo: galletas Oreo®. Es un proceso largo, pero muy sencillo con el que conseguiréis un delicioso helado de galletas Oreo®.

Ingredientes:

  • 480 ml de nata
  • 150 gr de azúcar
  • 240 ml de leche
  • 8 galletas Oreo®

Paso a paso:

1. En un cazo, calentamos a fuego suave un tercio de la nata con el azúcar, hasta que ésta se haya disuelto completamente. Removemos constantemente, evitando que la nata llegue a ebullición.

2. En un bol, vertemos la nata con el azúcar disuelta y añadimos la leche. Removemos con suavidad.

3. Incorporamos el resto de la nata y mezclamos bien todos los ingredientes.

4. Introducimos el bol en la nevera para que se enfríe por completo antes de meterlo en el congelador durante unos 60 minutos.

5. Pasada la hora, sacamos el bol del congelador y batimos enérgicamente un par de minutos antes de devolverlo al congelador durante 30 minutos.

6. Transcurrida la media hora, extraemos el bol del congelador y volvemos a batir. Devolvemos el bol al congelador.

7. Repetimos el proceso de batido cada media hora, otras 6 veces.

8. Mientras esperamos que el helado coja la consistencia deseada, machacamos las galletas Oreo® (galleta y crema). Nosotras hemos utilizado un mortero porque no queremos que las galletas se hagan polvo, sino más bien pequeños trozos.

9. Tras el batido intermitente, sacamos el bol del congelador y le añadimos las galletas Oreo® tritutadas. Batimos por última vez, con cuidado para no partir los trozos de galletas, antes de introducir el helado en el congelador.

10. Esperamos al menos 4 horas antes de consumir el helado (para que adquiera la textura correcta).

No hay nada más placentero que quitarse las penas y las calores con helado casero. Y en este caso concreto, los trocitos de galletas Oreo® provocan una explosión de sabor y textura en la boca irresistible. Y si sois amantes del chocolate, un buen chorreón por encima de sirope de caramelo os volverá totalmente loc@s.

Consejos:

  • La cantidad de galletas Oreo® que queráis incorporar a vuestro helado es variable. Podéis utilizar más o menos dependiendo de la intensidad de sabor y tropezones que queráis para el helado.
  • Tened en cuenta que, si trituramos demasiado las galletas, el helado podría quedarnos de un color negro poco apetitoso. Además, en este tipo de helados, es más divertido encontrarte trocitos de galletas mientras lo estás comiendo.
  • El proceso de batido es muy importante y tiene su explicación. Dado que no se utiliza heladera, y la receta no incluye huevo entre sus ingredientes, debemos evitar la aparición de cristales de hielo rompiéndolos cada vez que batimos.
  • Los helados caseros no llevan ningún tipo de conservante, por lo que se recomienda consumirlos en un plazo máximo de 5 días.

One Comments

Deja un comentario