Recetas

Helado de marshmallow

Ésta es la última receta de helado con la experimentaremos este verano. Este año nos ha cundido bastante y hemos probado recetas con y sin huevo, con colorante, con tropezones,… Pero aún nos quedaba un “experimento” más: incorporar glucosa a nuestro helado durante su elaboración.

Resulta que, sustituyendo parte del azúcar de la receta por glucosa líquida, el helado sale más cremoso y con un dulzor exquisito. Y nosotras, que necesitamos probar para creer, hemos probado este pegajoso ingredientes en nuestro helado de marshmallow.

Ingredientes:

Paso a paso:

1. En un bol frío, montamos la nata hasta que forme picos suaves. Reservamos en la nevera.

2 Batimos los huevos en un bol hasta que formen espuma.

3 Agregamos el azúcar, la glucosa y batimos un poco.

4. Añadimos el aroma y seguimos batiendo hasta que la mezcla doble su volumen, blanquee y espese un poco (puede tardar un entre 10-12 minutos).

5. Sacamos la nata de la nevera y la vertemos en la mezcla de huevos. Removemos con suavidad con ayuda de una espátula.

6. Vertemos la leche y mezclamos con la espátula.

7. Añadimos el colorante con un palillo y removemos por última vez antes de introducir el bol en el congelador durante 1 hora.

8. Sacamos el bol del congelador y batimos para romper los cristales de hielo. Volvemos a congelar 30 minutos.

9. Pasada la media hora, sacamos el bol y batimos enérgicamente. Lo introducimos en el congelador otros 30 minutos.

10. Repetimos la operación de batido otra vez antes de incorporar los mini malvaviscos.

11. Cambiamos el helado a un envase con cierre, apto para congelar, y lo introducimos en el congelador por última vez. Esperamos al menos 8 horas antes de consumir.

Es un helado irresistible, por su sabor y textura. Asombrará a l@s peques y alegrará el día a l@s mayores. Además, el toque de glucosa aporta una cremosidad digna de cualquier helader@ artesan@ con años de experiencia, y sin necesidad de máquina ni nada raro 😉

Consejos:

· Es importante romper los posibles cristales de hielo de pudiesen formarse en el helado, por eso no hay que saltarse el proceso de congelación-batido.

· Añadir colorante al helado, no va a modificar para nada su sabor, sin embargo, le da un toque divertido y lo hace único (el color de este helado recuerda mucho al de vainilla y queríamos diferenciarlos de alguna manera).

· Nosotras hemos añadido los mini malvavisco porque queríamos que el helado tuviese pequeñas sorpresas blanditas mientras lo comemos. Sin embargo, si no queréis añadirlos, no hay problema.

· Si vais a presentar el helado en un cono de galleta, podéis espolvorear un puñado de micro marshmallows de colores para darle un acabado colorido y esponjoso.

· Lo bueno de esta receta es que la podéis utilizar como receta base para preparar multitud de sabores. Es decir, podéis probar a sustituir el aroma de marshmallow por cualquier otro extracto (limón, cereza, chocolate y menta,…). Por supuesto, en ese caso, no os recomendamos añadir los mini malvaviscos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.