Recetas

Helado Red velvet

Este año hemos decidido alimentarnos a base de helado casero… Es broma, pero nos hemos propuesto que siempre haya una tarrina de helado “homemade” en nuestro congelador, y como se nos ha acabado el helado de galletas Oreo® pues nos hemos puesto a preparar este helado de red velvet.

Estamos seguras de que conocéis el bizcocho red velvet, e incluso lo habréis probado. Últimamente está muy de moda. Nosotras además, también hemos probado las galletas (a ver si compartimos la receta con vosotr@s), por lo que un helado con ese sabor tan característico no podía faltar en nuestro recetario.

Ingredientes:

Paso a paso:

1. Llenamos la mitad de un cuenco grande con hielo y agua e introducimos un bol en él.

2. Vertemos la nata fría en el bol y añadimos el colorante. Batimos hasta que se haya montado ligeramente, formando picos suaves. Introducimos en la nevera hasta que vayamos a utilizarla.

3. En un bol, batimos los huevos hasta que empiece a formar espuma.

4. Incorporamos el azúcar y el extracto y seguimos batiendo hasta que doble su volumen, blanquee y espese. No desesperéis porque puede tardar un poco (entre 10-12 minutos).

5. Sacamos la nata de la nevera y vertemos la mitad de la mezcla de huevos que acabamos de preparar. Removemos con suavidad con ayuda de una espátula.

6. Añadimos la otra mitad de los huevos y seguimos mezclando delicadamente.

7. Diluimos la cucharada de Nesquik® en la leche templada y la vertemos en el bol con la nata y los huevos. Combinamos todos los ingredientes con la espátula.

8. Vertemos la mezcla en un envase apto para congelación y lo introducimos en el congelador.

9. Esperamos unas 6-8 horas para que el helado se congele y ya está listo para servir.

La cremosidad de este helado es espectacular. Y lo bueno es que es más rápido de preparar que el de galletas Oreo®, que había que estar batiendo cada media hora. Ésto es gracia a los huevos, que evitan que se cristalice el agua, formando ese hielo tan indeseable que aparece en muchos helados caseros preparados sin heladera.

Consejos:

  • Os recomendamos que utilicéis colorante en gel mejor que en pasta (que puede que no se integre correctamente) o líquido (que no os dará un color bonito). La cantidad de colorante que incorporéis determinará la intensidad de rojo que obtengáis (pero no os paséis). Y si no queréis utilizar colorante, no hay problema porque no afectará al sabor o la textura del helado (la única diferencia es que no se quedará rojo).
  • Podéis sustituir el Nesquik® por cualquier otra marca. Nosotras lo hemos utilizado porque nos gusta su sabor y lo bien que se disuelve. Y si queréis más sabor a chocolate en vuestro helado, tan sólo tenéis que diluir más Nesquik en los 125 gr de leche.
  • Si queréis que vuestro helado tenga alguna forma en particular, podéis prepararlo utilizando moldes para helado y palitos de madera. Es una forma original de servir helado casero.
  • Y ahora una curiosidad ¿por qué la nata está en mililitros y la leche en gramos? Pues porque 100 ml de nata no es la misma cantidad que 100 gr de nata. Sin embargo, la leche (al igual que le pasa al agua) sí que es equiparable en ml y gr. Por lo tanto, cuando en una receta os indican 100 gr de leche (o agua), en realidad están indicando 100 ml.

Deja un comentario