Recetas

Cupcakes de lavanda y crema de miel

Tenemos en casa un pequeño bote de cristal con lavanda seca en su interior. Nos la regaló una amiga hace unos meses y desde entonces nos embriaga su olor cada vez que pasamos junto a la estantería en la que reposa el tarro. Ya la utilizamos, hace un tiempo, para preparar unos aromáticos scones de lavanda, pero como nos quedamos con ganas de más, esta vez hemos elaborado unos deliciosos cupcakes de lavanda con crema de miel.

La combinación entre la lavanda y la miel es perfecta. La esponjosidad del bizcocho y la textura sedosa de la crema hacen de estos cupcakes una maravilla para los ojos y el paladar. Se trata de una receta realmente sencilla y rápida con la que poder sorprender a nuestr@s invitad@s cualquier tarde de visita.

Ingredientes bizcocho (para unos 12 cupcakes):

  • 115 gr de mantequilla reblandecida
  • 200 gr de azúcar
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta
  • 170 gr de harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 150 gr de leche
  • 2 1/2 cucharaditas de lavanda seca

Paso a paso bizcocho:

1. En un bol, batimos la mantequilla y el azúcar hasta obtener una pasta.

2. Añadimos los huevos y seguimos batiendo.

3. Incorporamos la vainilla en pasta y volvemos a batir.

4. Agregamos la mitad de la harina, previamente tamizada, y batimos lo justo para que se integre.

5. Vertemos la leche y seguimos batiendo.

6. Añadimos la otra mitad de la harina y volvemos a batir.

7. Echamos la lavanda a la mezcla y removemos bien con ayuda de una espátula.

8. Colocamos unas cápsulas de papel en un bandeja para cupcakes.

9. Con ayuda de una cuchara para helado, llenamos las cápsulas hasta un tercio de su capacidad.

10. Horneamos a 180ºC durante 20 minutos aproximadamente (o hasta que el palillo salga limpio del bizcocho).

11. Sacamos la bandeja del horno y dejamos que se temple un par de minutos.

12. Retiramos los cupcakes de la bandeja y dejamos que se enfríen por completo sobre una rejilla. Mientras, podemos ir preparando la crema.

Ingredientes crema:

  • 140 gr de mantequilla reblandecida
  • 60 gr de queso Philadelphia
  • 50 gr de miel artesana
  • 265 gr de icing sugar tamizado

Paso a paso crema:

1. En un bol, batimos ligeramente la mantequilla junto con el queso.

2. Incorporamos la miel y volvemos a batir hasta que empiece a formarse una pasta.

3. Incorporamos el icing sugar y batimos para conseguir una crema homogénea y sedosa.

4. Introducimos la crema en una manga pastelera en la que hemos colocado una boquilla de estrella abierta.

5. Colocamos la punta de la boquilla en el centro del cupcake y realizamos una espiral hacia fuera para crear una rosa.

El olor que desprende el horno mientras se hornean los cupcakes, la textura realmente alucinante de esta dulce crema, el primer mordisco suave y lleno de sabor,… Podríamos seguir enumerando ventajas de preparar estos cupcakes en casa, pero preferimos simplemente animaros a que los preparéis vosotr@s mism@s y disfrutéis de la experiencia en primera persona.

Consejos:

· Siempre que la masa lleve mantequilla pomada entre sus ingredientes, nosotras recomendamos batir con unas varillas eléctricas hasta que la mantequilla se haya integrado bien.

· Recordad precalentar el horno a la temperatura indicada antes de introducir la bandeja para cupcakes.

· No es recomendable batir en exceso la mantequilla con el queso Philadelphia y la miel. Podrías correr el riesgo de que se corte.

· ¿Sabéis cómo diferenciar una miel industrial de una miel artesana? Pues simplemente comprobando su consistencia. La miel “de fábrica” tiene una consistencia líquida, sin embargo, la miel artesanal tiende a permanecer densa (incluso en pleno mes de julio en Sevilla). La primera caerá de una cuchara si la inclináis, mientras que la segunda se quedará pegada. Esto es importante a la hora de obtener una crema con una textura perfecta.

Tutoriales

Cómo elaborar papel comestible elástico

Hace unas semanas, compartíamos con vosotr@s el vídeo de Dolce Dita sobre cómo elaborar papel comestible elástico (o Edible Fabric). Pues bien, como os comentábamos, teníamos pendiente probarlo nosotras mismas y comprobar la efectividad de esta técnica. Dado que el vídeo lo podéis ver en cualquier momento en su canal de YouTube, nosotras hemos querido dejaros el paso a paso en fotos (para que también lo tengáis por escrito).

Es una técnica muy sencilla y rápida, con la que se consigue convertir el rígido papel de arroz en elástica tela estampada. Los posibles usos para este material son muy variados, aunque nosotras nos hemos centrado en galletas. Por supuesto, también podéis utilizarlo para elaborar lazos con los que decorar una tarta, para cubrir pequeños pasteles, o todo lo que se os ocurra. Para nuestra receta hemos modificado un poco la proporción de los ingredientes, para conseguir un resultado óptimo, según nuestra experiencia.

Ingredientes:

Paso a paso papel impreso:

1. En un cuenco, mezclamos la gelatina con el agua y dejamos reposar la mezcla 10 minutos.

2. Tras el tiempo de reposo, la gelatina se habrá endurecido, por lo que la metemos en el microondas unos 30 segundos hasta que esté de nuevo en estado líquido.

3. Eliminamos, con una cuchara, la espuma que se haya podido formar en la superficie de la gelatina.

4. Agregamos la glicerina y removemos bien.

5. Colocamos el papel de arroz sobre un tapete de silicona y lo pintamos con la mezcla, con ayuda de un pincel plano. Debe quedarnos una capa lo más fina posible, pero cubriendo concienzudamente todo el papel. Le damos la vuelta a la hoja y la volvemos a pintar, procurando que no queden burbujas en el papel. Dejamos secar unos 10 minutos.

6. Con ayuda de una espátula de punta, cortamos los bordes del papel de arroz para que nos resulte más fácil desprenderlo del tapete.

7. Espolvoreamos la harina de maíz sobre el papel de arroz, retirando el exceso.

8. Despegamos el papel de arroz del tapete con cuidado y espolvoreamos el otro lado con la harina de maíz. Retiramos el exceso y ya tenemos listo nuestro papel elástico para utilizar.

Como podéis comprobar, el resultado es espectacular.

Paso a paso papel impreso:

1. En vez de utilizar un papel de arroz impreso, podemos aplicar la mezcla sobre una hoja en blanco. El tiempo de secado también es de 10 minutos.

2. Repasamos igualmente los bordes del papel con ayuda de una espátula de punta, para que nos resulte más fácil despegarlo del tapete.

3. En lugar de espolvorearlo con harina de maíz, lo hacemos con colorante en polvo. Repetimos la operación con el otro lado de la hoja.

Los colores intensos y brillantes van fenomenal.

Una vez tengáis vuestro papel elástico preparado, es hora de utilizarlo. No tengáis miedo de estrujarlo y manipularlo, porque es muy resistente. Además, tiene una textura muy suave y agradable al tacto. Por supuesto, es 100% comestible. Nosotras hemos usado nuestra tela comestible para decorar un vestido. Para ello, hemos horneado galletas con un cortador de vestido y hemos aplicado el papel en la falda. Os dejamos el vídeo para que veáis lo sencillo que es utilizar este edible fabric.

Consejos:

· Si al aplicar la mezcla sobre el papel de arroz, ha empezado a solidificarse, podéis meterla un poco en el microondas para que se diluya de nuevo.

· Las pinceladas para aplicar la mezcla sobre el papel de arroz deben ser rápidas y continuas. Así conseguiremos que la mezcla se extienda perfectamente sobre el papel, de forma homogénea y sin abultamientos indeseados.

· Es importante que, antes de utilizar el papel pintado con colorante en polvo, eliminéis correctamente el exceso de colorante (sino os pondrá todo perdido).

Recetas

Tarta de remolacha y crema de queso

Tarde fría de sábado en casa. Suena Inertia Creeps de Massive Attack a través de los altavoces conectados a la tablet. Hemos estado toda la mañana liadas con la limpieza semanal y ahora estamos descansando un poco, sentadas en el sofá. Mi hermana ojea las redes sociales en su móvil, mientras yo me pinto las uñas de un intenso esmalte rojo (por lo espeso que está debía llevar guardado en el armario bastante tiempo).

“¿Te apetece un té?”, me pregunta mi hermana. “Eso estaría bien, pero ¿sabes lo que estaría mejor? Una taza de té y un trozo de bizcocho”, le respondo. “Pero no tenemos nada de eso.”, me recuerda ella. “Pero ¿sabes lo que sí tenemos? Remolacha.”, comento con una sonrisa en la boca. Ambas nos miramos y no hacen falta más palabras. Toca preparar una esponjosa y sedosa tarta de remolacha y crema de queso.

Ingredientes bizcocho:

  • 230 gr de remolacha cocida y pelada
  • 150 gr de azúcar
  • 135 gr de azúcar moreno
  • 115 gr de aceite de oliva suave
  • 2 huevos
  • 275 gr de harina
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1 1/2 cucharaditas de jengibre molido
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 115 gr de leche

Paso a paso bizcocho:

1. Rallamos la remolacha. Reservamos.

2. Mezclamos la harina junto con la levadura, el bicarbonato, el jengibre, la canela y la sal. Tamizamos y reservamos.

3. En un bol, batimos los dos tipos de azúcar con el aceite.

4. Añadimos los huevos y volvemos a batir.

5. Incorporamos la remolacha y seguimos batiendo.

6. Tamizamos la harina y agregamos la mitad. Batimos.

7. Vertemos la leche y volvemos a batir.

8. Añadimos la otra mitad de la harina y mezclamos bien hasta obtener una masa bien integrada.

9. Engrasamos un molde de 20 cm de diámetro con spray antiadherente.

10. Vertemos la masa en el molde y horneamos a 180ºC durante 50 minutos.

11. Pinchamos el bizcocho con una brocheta para comprobar si está bien cocido y lo sacamos del horno.

12. Dejamos enfríar el bizcocho en el molde unos 10-15 minutos.

13. Desmoldamos y dejamos enfriar por completo el bizcocho en una rejilla. Mientras, podemos ir preparando la crema de queso.

Ingredientes crema:

Paso a paso crema:

1. En un bol, batimos la mantequilla durante un minutos aproximadamente.

2. Añadimos el queso y el extracto y seguimos batiendo hasta obtener una pasta cremosa.

3. Incorporamos el icing sugar, previamente tamizado, y batimos lo justo para obtener una crema suave y homogénea.

Montaje tarta:

1. Con una lira, nivelamos la parte superior del bizcocho. Guardamos (o nos comemos en ese mismo momento) la cúpula sobrante y cortamos en dos partes el bizcocho para obtener dos capas.

2. Extendemos una capa de crema sobre la primera mitad de bizcocho, con ayuda de una espátula.

3. Colocamos la segunda mitad del bizcocho y cubrimos toda la tarta con una buena capa de crema.

4. Con una cuchara, vamos levantando picos en la crema para darle a la tarta un aspecto rústico.

En aquella helada tarde de febrero tuvo lugar una merienda espectacular. A la taza de té de hierbas le acompañó un trozo de una de las tartas con un sabor más envolvente que habíamos probado. Un bizcocho esponjoso y con un bonito toque dorado, acompañado de una suave crema con un delicado aroma a naranja.

Consejos:

· No es necesario rallar la remolacha tan finamente como si rallásemos la piel de una naranja. No queremos que se emplaste y forme un puré.

· Si queréis que vuestra crema tenga un sabor más intenso a naranja, tan sólo tenéis que añadirle más extracto. Si no os importa que la crema tenga pequeños grumos, también podéis aromatizarla con ralladura de naranja.

Recetas

Tortitas estilo americano

Hace un tiempo, compartíamos con vosotr@s una receta para elaborar unas deliciosas tortitas de calabaza. Pues bien, hoy os traemos una receta de tortitas al estilo americano que nos tiene locas. Nosotras probamos por primera vez las tortitas en la cafetería Nebraska que hay en el centro de Córdoba. Quedamos tan embriagadas que dedicamos mucho tiempo a buscar la receta perfecta para preparar tortitas caseras.

Probamos muchas recetas a las que dábamos nuestro toque hasta que encontramos los ingredientes y sus proporciones perfectas. Son nuestra perdición, lo tenemos que admitir. No hay desayuno o merienda festiva en la que no preparemos tortitas a mogollón. Cuando vosotr@s las probéis, entenderéis de lo que estamos hablando 😉

Ingredientes:

  • 2 huevos
  • 1 cucharada de azúcar blanquilla
  • 1 cucharada de aceite
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 200 gr de harina
  • 3 cucharaditas de levadura
  • 1/8 de cucharadita de sal
  • 200 gr de leche
  • mantequilla o margarina (para engrasar)

Paso a paso:

1. Mezclamos la harina junto con la levadura y la sal. Reservamos.

2. En un bol, batimos los huevos.

3. Añadimos el azúcar y el aceite y batimos.

4. Vertemos la leche y el extracto y volvemos a batir.

5. Agregamos la harina y batimos hasta obtener una masa ligera y homogénea.

6. Calentamos una plancha untada con un poco de mantequilla (mejor si utilizáis un pincel de silicona para extenderla).

7. Colocamos un cortador de corazón (previamente engrasado con mantequilla) en el centro de la plancha y vertemos la masa en él. La cantidad de masa dependerá del tamaño de vuestro cortador (tan sólo debéis tener en cuenta que las tortitas doblan su volumen en la plancha).

8. Cuando aparezcan burbujas en la superficie de la masa, retiramos con cuidado el cortador y le damos la vuelta a la tortita rápidamente con ayuda de una espátula de silicona o de madera. Esperamos uno o dos minutos y retiramos la tortita del fuego.

9. Repetimos la misma operación con el resto de la masa.

Podéis acompañar estas tortitas con nata, sirope de caramelo o chocolate, fruta fresca, mermelada, miel,… Las posibles combinaciones son casi infinitas y perfectas para cada paladar. La esponjosidad de estas maravillas con forma de corazón es tal, que casi se disfruta tanto comiéndolas que apretando suavemente el dedo sobre su superficie (probarlo y ya veréis de lo que hablamos…).

Consejos:

· Si no tenéis plancha en casa, podéis utilizar cualquier sartén antiadherente lo suficientemente grande. Utilicéis una u otra cosa, tienen que estar bien calientes antes de verter la masa.

· Por supuesto, el cortador que utilicemos tiene que ser de metal (recordad que, después de elaborar la primera tortita, puede estar caliente al tacto). Nosotras hemos utilizado un cortador de corazón porque se acerca San Valentín, sin embargo, podéis utilizar cualquier otro cortador sencillo. Aunque tampoco es necesario utilizar ningún tipo de cortador.

· Si al intentar retirar el cortador, la tortita se quedase pegada, no os preocupéis. Tan sólo tenéis que darle la vuelta al cortador (con la masa adherida) y colocarlo de nuevo sobre la plancha. Entonces, apretáis hacia abajo suavemente para desprender la tortita y retiráis con cuidado el cortador, dejando el corazón de masa sobre la plancha.