Recetas

Trufas de chocolate blanco y cacahuete

Hace un par de semanas compartíamos con vosotr@s la receta de unas trufas de chocolate y naranja que estaban que quitaban el hipo. Sin embargo, nos quedamos con ganas de elaborar unas trufas utilizando chocolate blanco. Después de varias pruebas y combinaciones, hemos conseguido estas trufas de chocolate blanco y cacahuete que estamos seguras de que os van a encantar.

Ingredientes:

Paso a paso:

1. Ponemos la nata en un cazo y la calentamos a fuego suave hasta que rompa a hervir.

2. Retiramos el cazo del fuego y vertemos la nata sobre las gotas de chocolate para que se derritan. Movemos suavemente para que se integren bien.

3. Dejamos que el chocolate se enfríe a temperatura ambiente y lo vertemos en un recipiente con tapa.

4. Introducimos el envase bien cerrado en la nevera durante toda la noche antes de continuar.

5. Sacamos el chocolate de la nevera y le incorporamos la mantequilla de cacahuete (mejor si está fría).

6. Mezclamos bien hasta obtener una pasta homogénea.

7. Volvemos a refrigerar durante 6-8 horas.

8. Cuando la mezcla esté bien compactada podemos elaborar las trufas.

9. Ayudándonos de una cuchara, vamos cogiendo porciones de 10-15 gr de mezcla de chocolate y elaborando bolitas que rebozamos en el chocolate blanco en polvo.

10. Colocamos cada trufa en una cápsula para minicupcake y las dejamos enfriar en la nevera al menos 30 minutos antes de servir.

Hay tres razones fundamentales que convierten a estas trufas en un bocado irresistible: la increíble combinación entre el chocolate blanco y la crema de cacahuete, el perfecto punto cremoso con cada mordisco, y su tamaño justo para saciar nuestro deseo inmediato de chocolate.

Consejos:

· El chocolate blanco en polvo tiende a apelmazarse por lo que os recomendamos tamizarlo antes de usarlo para evitar tropezones indeseados.

· La masa de las trufas es bastante pegajosa, por lo que es mejor que elaboréis las bolitas utilizando guantes y trabajéis lo más rápido posible para evitar que el chocolate se derrita en vuestras manos.

Deja un comentario